martes 26 octubre, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS COLUMNA INVITADA

«COLUMNA INVITADA» Día del Padre

Por. Sandra Vivanco

De repente resulta hasta injusto que en el día del papá las burlas son respecto a la falta de presencia y manutención a los hijos, y eso es porque ello no debe ser motivo de chistes sino de preocupación, ya que la falta de atención por la parte masculina por decisión u omisión de hacerse responsable es también en parte el origen de los problemas sociales que padecemos.

Naturalizar la ausencia de un padre en la familia, sin dimensionar los daños emocionales no solo de los hijos o hijas, sino de la mujer que sufre y resiente la falta de contribución al hogar y que le exige duplicar o triplicar los esfuerzos, definitivamente es motivo de un análisis profundo, es sabido que las mujeres que por diversas razones han tenido que enfrentar la educación y cuidado de sus familias solas, han logrado en muchos casos, con éxito criar a sus hijos e hijas de forma excepcional, sin embargo, eso no significa que en el interior eso no tenga consecuencias emocionales.

Por supuesto que en esta colaboración la idea es respecto de aquellas familias convencionales y que se reconocen todas las formas de integración diversas de familias. Aquí el análisis es por aquellos núcleos que inicialmente se concibieron con un papá y que por diversas situaciones ya no pertenece al mismo, no cuando es por cuestiones de un fallecimiento, que se sufre la ausencia, en mayor medida cuando los hijos e hijas son menores de edad, pues la responsabilidad para la madre pasa de forma automática. La discusión en esta opinión se centra en la circunstancia de abandono y de falta de responsabilidad de un padre que, estando vivo, decide no asumir sus obligaciones y ello, hoy por hoy es motivo de burla.

Lo grave de esas bromas es que, de alguna forma arrollan a las mujeres que se hacen cargo de la responsabilidad de esa paternidad no asumida, llamándolas luchonas, cuando esto no se trata de una lucha, sino del día a día y de sobrevivir a una dinámica familiar adversa, que en la mayoría de los casos pasa por una problemática económica.

Orientar, educar, alimentar y amar a los hijos e hijas debe ser una tarea de las personas que les concibieron, empero, no sucede como en los anuncios de televisión, donde vemos familias llenas de amor, en hogares perfectos, la realidad de los hogares en México es que de 10, en 4 familias no hay un papá, y ello no se reduce a que no solo dejan de vivir bajo el mismo techo, la realidad es que ello significa que no contribuyen con economías para el sustento de los menores de edad, esto es, no pagan lo que corresponde por pensión alimenticia, lo que también orilla a la madre a buscar ese sustento y muchas veces es trabajando fuera de casa y de alguna forma, sometiéndolas a una doble o triple jornada para garantizar la sobrevivencia de la familia.

Aunado al esfuerzo físico y emocional a que se somete una mujer para que sus hijos e hijas puedan salir adelante, la realidad de que un padre decida deliberadamente no asumir su paternidad, ello constituye un acto de violencia, contra la madre, pero en mayor medida contra los menores de edad, que en sí son abandonados, algo que en el Código Civil se encuentra regulado, pues ambos, padre y madre ejercen la patria potestad y custodia, por tanto, les corresponde cumplir con sus obligaciones con sus descendientes, y el incumplimiento a esta norma también es un delito, al considerarse como abandono por parte de la persona encargada de la guarda en el caso de los menores hijos e hijas.

La tarea ahora es, cómo modificamos estas conductas que se han naturalizado de tener al padre ausente, cómo nos educamos en entender lo que es una paternidad responsable y que eso no se reduce a solo dar una cantidad de dinero, orientar a las personas que aún y cuando decidan no vivir en una misma casa pueden dar amor, educar y acompañar en la vida a aquellos que dependen emocionalmente de los adultos: los hijos e hijas.

Generar consciencia de que con una niñez llena de amor y seguridad podemos construir una mejor sociedad debe ser una apuesta de hombres y mujeres. Las burlas de mamá luchona y criticarla por su condición de madre sola, lo cierto es que minimiza la verdadera conducta irresponsable: la del padre que decide no cumplir con sus obligaciones de dinero y de dar amor y seguridad a quienes procreo.

No puede trivializarse una conducta ilegal, sin duda alguna el día del padre es una oportunidad para la reflexión de las nuevas masculinidades que ellos deben asumir, y que las mujeres debieran promover y hasta cierto punto procurar en sus parejas, porque lograr que las cosas funcionen en un hogar son tarea de ambos.

Otro tema importante es que debemos también partir de la realidad de las familias mexicanas y la construcción social que hemos tenido por generaciones, también es una constante que influye en la forma en que diseñamos la idea de familia y asumimos roles para tapar o disminuir las faltas del otro, lo que tampoco es correcto, porque ha sido en función de esto que las madres mexicanas en muchos casos, cargando con ideas de abnegación deciden enfrentar las ausencias paternas, pero eso no es el ideal, pues en muchos casos se deja de lado el tema de la salud emocional de los menores de edad y que es una problemática de atención prioritaria.

Ojalá que, a partir de ahora, el día del padre no sea motivo de memes y bromas por las ausencias, sino un digno reconocimiento por su presencia en la vida de los hijos e hijas, por su amorosa responsabilidad al cumplir obligaciones y por su cuidado y atención imprescindible en la vida de todos y todas.

Con amor a mi papá que hace tres meses partió, pero me dejó vivencias hermosas que me nutren el alma.

 

Artículos Relacionados

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Rosario Robles: ¿injusticia de género?

SaraÍ Aguilar

«MIRADA GLOBAL» México obeso y sedentario

Paty Betaza

«RETROVISOR» En defensa del PRIMOR

Ivonne Melgar

«CEREBRO 40» Qué importante es ser y hacer tribu

Bárbara Lejtik

«RIZANDO EL RIZO» ‘¿Smartphoinómanos?’

Boris Berenzon Gorn

«LA ABADÍA DE ELOÍSA» ‘No soy de aquí, ni soy de allá’. Philippe Ollé-Laprune, una entrevista en dos actos

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.