jueves 06 mayo, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS COLUMNA INVITADA

«COLUMNA INVITADA» ¿Se necesita el examen PISA en México?


Por: Oscar H. Morales Martínez

El fin de semana pasado salió en medios de comunicación información sobre la suspensión en México de la prueba del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés).

Un trabajo publicado en “Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad” (MCCI), firmado por Galia García Palafox, cita a Tue Halgreen, analista de PISA en Francia, explicando que México tenía calendarizado en estos meses realizar un examen de campo similar a la evaluación final, para revisar el diseño correcto de la prueba y comprensible para todos, para luego aplicarlo a todos los estudiantes de 15 años en 2022 (se suspendió este año por la pandemia COVID-19). Como hasta el momento no se ha realizado esa prueba exploratoria, ella consideraba que se trataba de un aviso de que México no participará en dicha evaluación. De igual manera, expresó que no tenía la certeza de si México continuaría con el programa que es parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Por su parte, la OCDE emitió un comunicado el 2 de mayo manifestando que ve con preocupación la información en medios sobre la posible suspensión en México de dicha prueba, pero aseguró que no ha recibido ninguna información sobre esto y desde su introducción en el 2000, ningún país de la OCDE se ha retirado de la prueba PISA.

También en dicho comunicado, la OCDE expresó la importancia de la prueba, pues ha arrojado información sobre la calidad y la equidad de la educación en México y “ha enfocado la atención pública sobre la urgencia de mejorar las oportunidades educativas de las comunidades más marginadas”.

“México ha sido uno de los pioneros en PISA, participando activamente en el desarrollo e implementación de este estándar global”, aseguró.

Fue hasta el lunes que la secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, aclaró que la prueba PISA no se suspendería en el país. Y detalló que  debido a que las escuelas en todo el mundo cerraron por la pandemia de Covid-19, el calendario se adecuó y la evaluación se efectuará en 2022, mientras la fase piloto se desarrollará este 2021.

¿Por qué es importante aplicar la prueba PISA?

PISA es la prueba más importante para comparar educación y los avances, según expresó Alma Maldonado, del Departamento de Investigaciones Educativas del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (CINVESTAV), institución líder de la investigación científica en México.

El “Programme for International Student Assessment” (PISA), es un estudio comparativo de evaluación de los resultados de los sistemas educativos de diversos países, 87 de ellos para la edición del año entrante.

Este programa está coordinado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), para evaluar las habilidades y conocimientos de los estudiantes de 15 años en Matemáticas, Lectura y Ciencias.

Se caracteriza por ser comparativo y periódico, cuyo propósito principal es determinar en qué medida los estudiantes de 15 años, que están por concluir o han concluido su educación básica, han adquirido los conocimientos y las habilidades fundamentales para participar activa y plenamente en la sociedad actual.

Esta prueba se aplica cada tres años y en su última edición (2018) participaron 79 países, incluyendo a México. Sus resultados más importantes demuestran que los países asiáticos ocupan los primeros lugares (China, Singapur, Japón, Corea del Sur).

En el continente americano, los mejores resultados fueron para Canadá, que ocupó el séptimo puesto global en lectura, el octavo en ciencias y el número 12 en matemáticas.

Respecto a América Latina, Chile fue el país latinoamericano con mejores resultados en lectura, ocupando el puesto 43 a nivel global, seguido de Uruguay y Costa Rica.

Pero todos los países latinoamericanos evaluados obtuvieron una clasificación inferior a la del promedio de países de la OCDE, a la que pertenece México.

¿Qué lugar ocupó México en 2018? Obtuvo en lectura y ciencia el sitio 57 con 420 y 419 puntos respectivamente (el promedio OCDE en cada rubro es 487 y 489); y el lugar 61 en matemáticas (el promedio OCDE es 489).

Más allá de estas calificaciones reprobatorias, es evidente que existe un grave problema educativo nacional que viene empeorando dramáticamente, como lo demuestra la prueba PISA que se aplica en México desde el año 2000.

En un mundo cada día más digitalizado e interconectado, los problemas de comprensión lectora podrían limitar las oportunidades de las nuevas generaciones. El que no lee, no entiende y, por tanto, no puede ser competitivo.

El Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, al presentar su informe en 2018, dijo que “sin la educación adecuada, los jóvenes languidecerán al margen de la sociedad, incapaces de enfrentar los desafíos del futuro mundo del trabajo, y la desigualdad continuará aumentando”.

Sin pruebas de medición objetivas y estandarizadas internacionalmente, México se quedaría sin herramientas de medición globalizadas y comparativas para evaluar su nivel educativo y, por tanto, mejorar su estrategia y planeación en materia de educación, justamente cuando más se requieren estos análisis para detectar todas las fallas y deficiencias que surgieron o se destaparon a raíz de la pandemia.

Antes de esto, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ya había suspendido una prueba similar, el Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE) de la UNESCO, que evalúa el área de lenguaje (lectura y escritura) y matemáticas, a alumnos de tercero y sexto de primaria, y Ciencias Naturales solo para los de sexto grado.

Respecto a PLANEA, la evaluación que hace la SEP, debe realizarse en junio de este año, pero sería insuficiente para valorar el sistema educativo nacional con respecto a los niveles y avances de otros países. Por otra parte, ser juez y parte de la evaluación no es lo más indicado.

No sería benéfico suspender la prueba PISA, aunque se exhiban las carencias educativas de México. Suspendiendo la prueba no se soluciona el problema, por el contrario, no puede mejorarse lo que no se evalúa.

Desalienta que cada sexenio se modifiquen las estrategias y planes de estudio. Tampoco es adecuado improvisar sin tener los elementos de decisión analizados debidamente, tal como está sucediendo con la modificación de los libros de texto para el siguiente curso escolar, que parece obedecer más al adoctrinamiento de una nueva ideología social.

¿Por qué es importante generar y transmitir conocimiento en una sociedad?

En 2010, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicó un “Plan de diez años para desarrollar el Sistema Educativo Nacional”, en el que establece que “la educación es uno de los factores que más influye en el avance y progreso de personas y sociedades. Además de proveer conocimientos, la educación enriquece la cultura, el espíritu, los valores y todo aquello que nos caracteriza como seres humanos.”

Se requiere de educación para “alcanzar mejores niveles de bienestar social y de crecimiento económico; para nivelar las desigualdades económicas y sociales; para propiciar la movilidad social de las personas; para acceder a mejores niveles de empleo; para elevar las condiciones culturales de la población; para ampliar las oportunidades de los jóvenes; para vigorizar los valores cívicos y laicos que fortalecen las relaciones de las sociedades; para el avance democrático y el fortalecimiento del Estado de derecho; para el impulso de la ciencia, la tecnología y la innovación”, de acuerdo a dicho Plan.

Según estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un año adicional de escolaridad incrementa el PIB per cápita de un país entre 4 y 7 por ciento.

“El conocimiento es la mejor inversión que se puede hacer”, dijo Abraham Lincoln.

En suma, la educación contribuye a lograr sociedades más justas, productivas y equitativas. Es un bien social que hace más libres a los seres humanos.

Han pasado más de 10 años del Plan que desarrolló la UNAM y seguimos en espera de que las autoridades educativas elaboren y ejecuten un Plan Nacional Educativo duradero y que reestructure de raíz el sistema. Sin eso, México no podrá crecer en lo económico, ni en lo humano.

Quizá esta falta de impulso gubernamental obedece a otro interés político: un pueblo ignorante es fácil de manipular.

¿Este es el México que queremos para nuestros hijos? ¿sin herramientas educativas de calidad para competir en un feroz mundo globalizado?

Es como dotar a nuestros soldados de armas de obsidiana para enfrentar una guerra nuclear.

“Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.” (Sócrates)

 

 

Artículos Relacionados

«TENGO ALGO QUE DECIRTE» De chile, dulce y de manteca…

Citlalli Berruecos

«CUARTO PISO» Mezquindad en tiempos de luto

Marissa Rivera

«SALA DE ESPERA» En la picota

Gerardo Galarza

«CEREBRO 40» Buenas noches México, perdón por la tristeza

Bárbara Lejtik

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Guerrero: disfrazar las “juanitas” de feminismo

SaraÍ Aguilar

«COLUMNA INVITADA» Gracias Olimpia

Sandra Vivanco Morales
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.