jueves 24 junio, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS IVONNE MELGAR

«ELLAS EN EL RETROVISOR» El feminismo no es obediente

 

“Esta legislatura puede imaginar, diseñar e incorporar el derecho al cuidado, que dé pie en un futuro cercano al sistema de cuidados que demanda la sociedad y muy especialmente, las mujeres”.

Con ese mensaje, la presidenta de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri Riancho, ratificó un compromiso que las feministas de San Lázaro han venido tejiendo en los últimos meses ante la subrayada inequidad de la carga doméstica en tiempos de pandemia.

“Es el mejor homenaje para quienes hicieron posible que nuestras voces se escuchen en este recinto, que nuestras decisiones cuenten y contribuyan a conducir el rumbo de México”, planteó la legisladora priista en la conmemoración del 67 Aniversario del voto femenino en México.

Y es que la sesión solemne en la Cámara de Diputados para celebrar la efeméride, este jueves 15 de octubre, se convirtió en un espacio de reivindicación, sí, de lo construido hasta ahora en materia de derechos políticos y de la paridad de género que caracteriza a la actual legislatura, pero también fue una oportunidad para reclamarle al gobierno federal y a su partido el imperdonable recorte presupuestal con el que han castigado los programas destinados a garantizar la igualdad y la erradicación de las violencias contra las mujeres.

El acto también fue ocasión para ventilar públicamente el jaloneo entre los diputados del Partido del Trabajo, cuando algunas legisladoras le reclamaron a gritos a Benjamín Robles Montoya haber subido a tribuna como representante de la bancada, sin consulta previa con sus integrantes mujeres.

Apoyada por varias de sus compañeras, de legisladoras de otras bancadas y de la propia presidenta de la Mesa Directiva, Marta Dekker Gómez subió a la tribuna, pidió disculpas por “el mal momento” y dejó testimonio de la tensión que se vive en su grupo parlamentario.

“Estamos luchando por una igualdad sustantiva, que tengamos la libertad y el derecho de hablar y de participar y de tomar decisiones y no de ser relegadas (…) No nos van a callar. No vamos a dejar que hombres sigan decidiendo por nuestro cuerpo, por nuestro pensamiento, por nuestro derecho a ser libres, por nuestro derecho, también, de denunciar lo que no está bien”, expuso la petista.

“No me voy a ocupar de la consciencia de otros, de terceros, pero hay quienes siguen usurpando nuestros lugares”, denunció Dekker Gómez.

Más allá de la anécdota entre los petistas, que denota un momento de tensión entre lo que se dice y lo que se hace en materia de equidad de género, revelando cómo el diputado Robles quiso agandallarse la representación de su grupo en el evento, quedó el mensaje al gobierno y a Morena por parte de las legisladoras feministas de la oposición.

Guadalupe Almaguer Pardo (PRD) pidió a las legisladoras lograr que la actual legislatura haga la diferencia al sumarse en favor de los derechos de las mujeres.

“No es correcto, políticamente, venir a votar por dictado. Las mujeres hemos irrumpido en la historia mexicana. Hoy reivindiquemos ese papel, no solo como mujeres en la toma de decisiones sino mujeres defendiendo derechos de las mujeres. Como legisladora feminista llamo de manera respetuosa, pero firme, a que las mujeres de esta LXIV legislatura hagamos la diferencia votando por los derechos de las mujeres”, expuso la perredista en alusión al silencio que han guardado las legisladoras de Morena ante el recorte presupuestal en la materia.

“Nunca el feminismo ha sido obediente. No hay feminista ni debe haber feminista que se precie de serlo, obedeciendo órdenes del patriarcado desde Palacio Nacional”, señaló Almaguer Pardo.

La diputada Martha Tagle Martínez (Movimiento Ciudadano) sostuvo que “las feministas políticas sin recursos son pura demagogia” para recordar que el denominado Anexo 13, con las erogaciones para la igualdad entre mujeres y hombres “se ha traducido en un instrumento de política asistencial”.

La legisladora de MC propuso a sus compañeras “una agenda mínima” para que se garantice la asignación de todos los recursos que en el actual gobierno se han ido eliminando y reduciendo.

“Garantizar el carácter irreductible de los recursos para la igualdad de género y presupuestar recursos suficientes para abatir la mortalidad materna, detener el aumento de casos cervicouterino y de mama, disminuir los rezagos de salud reproductiva y atender las violencias contra las mujeres. Compañeras diputadas, vamos juntas y en este último año legislativo demostremos por qué somos la legislatura de la paridad”, enumeró Tagle Martínez.

Veremos si la convocatoria se concretar cuando se discuta y apruebe el presupuesto para 2021. Por lo pronto, quedó ahí la consciencia de la presidenta de la Comisión de Igualdad, Wendy Briseño, de que las banderas de las mujeres trascienden partidos: “Los retos venideros nos encaminan a continuar manteniéndonos estratégicamente unidas y fuertes, en aras de nuestra libertad y defensa de los ejercicios ciudadanos. Porque la historia nos ha enseñado que solo así se ha forjado un camino en el que se incluya un nosotras”.

Las palabras y los compromisos están ahí.

 

Artículos Relacionados

«PERIODISMO A TODA PRUEBA» Acosan y denigran a investigadores del Instituto Nacional de Pediatría

Editor Mujeres Mas

Nuestro Quijote 2020: Andrés Manuel y la necesaria dignificación de la política

Regina Santiago Núñez

«CUARTO PISO» El intrascendente semáforo

Marissa Rivera

«SALA DE ESPERA» La nueva farsa

Editor Mujeres Mas

Gracias, Regina

Editor Mujeres Mas

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Salud mental: la otra pandemia que sigue ahí

SaraÍ Aguilar
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.