lunes 14 junio, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS COLUMNA INVITADA

«COLUMNA INVITADA» Andrés Manuel ante el espejo de Tezcatlipoca

 

Escribo estas líneas con un dolor profundo porque cada vez hay más testimonios sobre el mal manejo de crisis que han hecho muchos gobiernos al enfrentar el reto de la pandemia y sus repercusiones en la salud, la economía y la convivencia social en su conjunto. El problema se agrava cuando algunos gobernantes, obsesionados por ganar la próxima elección, deciden cerrar los ojos y poner oídos sordos a los timbres de alerta que suenan por doquier. Son estos tiempos muy difíciles para la crítica que busca señalar los errores para iluminar el camino hacia las soluciones. La receta clásica dice que sin un buen diagnóstico no se pueden tomar buenas decisiones. Pero no puede haber buenos diagnósticos cuando sólo se escuchan las voces lisonjeras, las de los que prefieren cuidar su chamba a cuidar los intereses de la nación. Si los gobernantes siguen empeñados en tratar de esconder la basura bajo la alfombra, la pandemia terminará arruinando sus sueños electorales, así como ya ha terminado con la vida y con los sueños de muchísimas personas. La pandemia es un espejo de Tezcatlipoca, un espejo de obsidiana… un espejo de la verdad.

En México, el 23 de junio de 2020 pasará a la historia como un día de grandes revelaciones respecto a las fallas en el sistema de salud con el que se enfrenta a Covid-19. Un día en el que el Presidente y su vocero para la crisis se negaron a admitir la crítica de una institución como la Facultad de Medicina de la UNAM; un día en que la doctora Ana Cristina Laurell reveló en entrevistas de radio los detalles de su renuncia como subsecretaria de Salud, dejando ver profundas traiciones al proyecto de transformación que se había prometido. Un día en que la cifra de contagios por Covid-19 alcanzó su nivel más alto en lo que va de la crisis con 6,288 nuevos contagios en un día, y en la que aunque para algunos el tema se limite a un asunto de datos, para muchos otros es un tema de personas, de historias de vida y, desafortunadamente, historias de muerte.

Aquí el relato de las situaciones de crisis:

Andrés Manuel en la mañanera: No veo, no escucho… sí hablo

La mañana del martes 23 de junio comenzó con el decreto presidencial de presentar el manejo de la pandemia como una historia de éxito. “Martes de la Salud”, martes de reflectores para el lucimiento del vocero de la crisis, el doctor Hugo López-Gatell.

En su mensaje inicial el Presidente fue escueto al señalar que este martes se hablaría sobre la estrategia para controlar la pandemia y sobre el tema de las factureras. Dejó en el secretario Alcocer y el subsecretario López-Gatell la construcción de la narrativa de éxito.

El secretario hizo la presentación del tema señalando que no debe haber duda del éxito en el control de la pandemia. El subsecretario López-Gatell dijo que hay un promedio de 450 muertos diarios y 5 mil contagios. Enfatizó que la estrategia va de acuerdo con lo pronosticado y dijo que estamos en un período de estabilización porque desde hace 16 días van disminuyendo los contagios.

Todo iba de acuerdo a lo programado hasta que Berenice Téllez, reportera de Unomásuno, pidió al Presidente que aclarara la crítica de la UNAM de que en las estadísticas para Covid-19 no se está considerando al sector indígena.

Esa pregunta tuvo el efecto del espejo de Tezcatlipoca, mostrándonos las limitaciones de Andrés Manuel como presidente; de López-Gatell como vocero y de la propia Berenice, a quien traicionaron los nervios.

En un principio, el Presidente dijo que no sabía cuál era el origen de la información, pero subrayó: “Nosotros no somos ni deshonestos ni corruptos”. Luego señaló que seguramente lo publicado era parte de una campaña de “conservadores que están desquiciados y que lo que buscan es hacernos daño”… como cuando inventaron la primera muerte con alguien que no había muerto; como cuando Proceso publicó lo de los hornos crematorios; como cuando Reforma publica que México es el primer lugar o está entre los primeros lugares en muertos por Covid-19.

El Presidente señaló, exaltado, que ellos no podían iban ocultar muertos; dijo que algo así querría decir que su frase de que “por el bien de todos, primero los pobres” es pura demagogia. Agregó que ni siquiera valía la pena responder a puras noticias falsas, pero que Hugo tenía mucha paciencia y le pasó el micrófono.

El subsecretario López-Gatell dijo que la pregunta de la reportera era muy útil, pero lo sería más si dijera quién de la UNAM hacía esa acusación, porque la UNAM es una gran institución pero muy amplia. Le pidió que especificara los nombres.

Fue entonces cuando Berenice Téllez sucumbió a la presión y dijo primero -correctamente- que se trataba de un boletín institucional, pero en vez de precisar que el boletín se refería a un estudio realizado por la Facultad de Medicina, dijo que eran declaraciones del Dr. Jorge Baruch, médico responsable de medicina del viajero.

Esto le dio oportunidad a López-Gatell de decir que entonces no era algo avalado por la UNAM, sino el señalamiento personal de un médico, a quien terminó mandándole saludos.

Dijo que la exclusión de los indígenas es un tema que se ha discutido en diversos foros en la propia UNAM y que es un problema que se busca solucionar.

Cuando terminó la exposición de López-Gatell, el Presidente le dijo a la reportera que ella hizo bien su trabajo y fue buena su pregunta, muy profesional, y reiteró que nadie puede acusar a su gobierno de discriminar a los indígenas.

Lo que este episodio revela es que ni el Presidente, ni su subsecretario estaban enterados de las recomendaciones hechas por un estudio de la Facultad de Medicina de la UNAM, que se dio a conocer en una publicación de la propia UNAM: el Boletín sobre Covid-19 Salud Pública y Epidemiología. El señalamiento específico fue que a pesar de que en México ya existen reportes de contagios y fallecimientos por Covid-19 en pueblos originarios, en comunidades indígenas, en grupos de jornaleros y migrantes, esos casos no aparecen en las estadísticas diarias que emite la
Secretaría de Salud. El estudio criticó específicamente que no se haga un análisis por nivel socioeconómico o nivel de estudio de los contagiados y fallecidos por Covid-19. Dijo que esperaban que estos datos aparecieran pronto porque es información que todos los hospitales del Sistema de Salud recaban.

Sin embargo, difícilmente podrá haber respuesta a las recomendaciones de la Facultad de Medicina de la UNAM si el Presidente y el subsecretario no se dan por enterados de lo que se les está sugiriendo; si prefieren decir que es una crítica aislada del Dr. Baruch, a pesar de que éste no sólo ostenta el cargo de Jefe de la Clínica del Viajero, sino que es el vocero del comité de expertos del Covid-19 que se creó en la UNAM.

Las revelaciones de la amiga del presidente, siempre fiel a la 4T

Sobre esto publiqué un tuit la mañana del 23 de junio de 2020. Me preparaba yo para escribir un texto sobre el tema cuando comenzó a temblar. Fue una sacudida de 7.5 grados Richter, casi tan fuerte como la sacudida que había tenido mi conciencia durante la mañanera. Puse en pausa la redacción de este texto que ahora, querido lector-a ha llegado hasta ti. Luego me daría cuenta de que hacían falta, para completar el panorama, las revelaciones de la Dra. Asa Crisitina Laurell a Joaquín López Dóriga sobre las causas de su renuncia a la subsecretaría de Salud. Señaló al secretario Alcocer como un investigador con nula experiencia en la administración pública que en vez de rodearse de quienes pudieran ayudarle, optó por darle su confianza a quienes no le cuestionaban nada. Laurell reiteró lo que había revelado en su artículo para La Jornada: que la toma de decisiones sobre Covid-19 está en manos de un grupo de inexpertos que son los responsables del fracaso de la estrategia y que están llevando la política de Salud del país al borde del precipicio.

López Dóriga le hizo notar que el Presidente, a pesar de que la consideraba muy cercana, decidió respaldar a su secretario, al titular del Insabi y al subsecretario López-Gatell. Laurell le respondió que así es el Presidente y ella desde luego no podía estar de acuerdo, por eso le presentó su renuncia. López Dóriga le dijo que había recibido otro ofrecimiento y Laurell reconoció que estudia incorporarse a una posición en el IMSS donde pueda seguir teniendo influencia en la política de salud, porque ella no ha renunciado a la 4T ni tampoco a su intención de buscar lo mejor para México.

Esa noche, Hugo López-Gatell anunció que México llegaba a 793 nuevas muertes por Covi-19 para un total de 23 mil 377 desde el inicio del conteo. Ese día se registraron 6 mil 288 casos de nuevos contagios, la cifra más alta reportada en las conferencias diarias.  Ese día también mencionó que todos los mexicanos deberán aprender a convivir aplicando las medidas sanitarias porque la pandemia podría extenderse hasta por 3 años.

El espejo de Tezcatlipoca, el espejo de la verdad nos mostró las limitaciones que hay en el manejo de la pandemia. Ojalá que, de acuerdo a las enseñanzas de esta vieja leyenda, el asomarse a los grandes vicios lleve también a la búsqueda de soluciones sin el derrumbe de un imperio.

 

Artículos Relacionados

«MIRADA GLOBAL» Del celular al Pulitzer

Paty Betaza

«COLUMNA INVITADA» Formas de votar 

Sandra Vivanco Morales

«SEXTO SENTIDO» ¿México ganó o perdió?

Adriana Luna

«ACTOS DE PODER» El dictamen, ¿político?, ¿técnico?

Fernando Coca

«ELLAS EN EL RETROVISOR» 6 gobernadoras: un triunfo de la democracia paritaria

Editor Mujeres Mas

«ACTOS DE PODER» La otra gran derrota de MORENA

Fernando Coca
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.