lunes 02 agosto, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS MARISSA RIVERA

«CUARTO PISO» Tan pobres que ni para comer

 

En América Latina uno de cada 10 habitantes no tiene ni para cubrir las necesidades más básicas como la alimentación. Es una de las regiones con mayor desigualdad del mundo, donde cada vez hay más pobres.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la CEPAL, señaló que hoy en América Latina y el Caribe, hay 62 millones de personas en extrema pobreza, que no tienen ni para comer. Hace 17 años, la cifra era de 57 millones.

México, según el Coneval, es uno de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo, con más de 52 millones de personas en situación de pobreza y 9.3 millones de personas en pobreza extrema.

En zonas rurales y comunidades indígenas es donde se concentra la pobreza extrema que los gobiernos no han podido abatir, mi mucho menos reducir la brecha de disparidad.

Durante décadas hemos escuchado programas y promesas para enfrentar la pobreza. Los años pasan y pobres aumentan.

¿Qué ha fallado? ¿También se trata de corrupción? ¿Los programas están mal diseñados? El asunto es que para encarar la pobreza se necesita dar oportunidades de desarrollo, mejores condiciones de vida y sobre todo mejorar la economía familiar de los pobres.

Necesitamos ofrecerles, acceso a la salud; empleo digno; seguridad; vivienda digna; servicios básicos de calidad como agua, luz, drenaje, por ejemplo, y espacios públicos de calidad.

Esto no se logra de la noche a la mañana, pero siempre que dicen que ya se dio el primer pasó, lo que no dicen es que se trata de un paso en falso, un paso mediático para llamar la atención, porque según los datos, los resultados han sido ineficientes.

Pero como reza el dicho, cuando las cosas están mal, se pueden poner peor, de esos números de pobreza y pobreza extrema, que hay en México quienes más lo padecen son las mujeres.

La incidencia de pobreza en la población indígena, con alguna discapacidad y quienes viven en zonas rurales, es más grave. Es común escuchar en comunidades indígenas o rurales, de mujeres que tienen alguna discapacidad.

De acuerdo con la CEPAL, en México, entre 2002 y 2017 repuntó la desigualdad, a diferencia de otros países que han reducido la tasa.

La recomendación del organismo es otorgar más recursos a la población en pobreza a través de mejores salarios y el fortalecimiento de los sistemas de protección social.

Tarea titánica cuando en México no ha habido crecimiento del empleo y el 42 por ciento de su población vive en pobreza y entre el 7.4 por ciento en pobreza extrema.

Con optimismo la CEPAL advierte que México podría tardar hasta 16 años en poder alcanzar la meta de reducción de pobreza, casi tres sexenios.

La tarea desde luego no es fácil, pero si los índices de corrupción crecen igual que los índices de violencia, no habrá programas ni políticas que puedan reducir la pobreza.

Y así, no creo que haya alguien que se atreva a decir aquella clásica de: pobres, pero felices.

 

Artículos Relacionados

«MIRADA GLOBAL» Cubrebocas por tiempo indefinido

Paty Betaza

«SEXTO SENTIDO» ¿Con los niños, no?

Adriana Luna

«PERIODISMO A TODA PRUEBA» ¿Quién violó a Guty?

Editor Mujeres Mas

«RIZANDO EL RIZO» La vida en las pantallas…

Boris Berenzon Gorn

«SALA DE ESPERA» Va de nuevo

Gerardo Galarza

«CEREBRO 40» Abracémonos con palabras

Bárbara Lejtik
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.