martes 15 junio, 2021
Mujer es Más –
SALA DE ESPERA COLUMNAS GILDA MELGAR

«DOLCE ÁLTER EGO»: La mesa que nos une

El sábado pasado, tras el triunfo de la Selección Nacional ante Corea en Rusia, en las calles de la CDMX se percibía un ambiente de júbilo y esperanza.

Minutos antes del partido observé un lleno total en cafés y restaurantes en que familias completas y grupos de amigos compartían una mesa para desayunar y disfrutar del encuentro.

Por la tarde me reuní en un restaurante con amigos de toda la vida para celebrar un cumpleaños. También estaba al tope y en todas las mesas se hablaba del “Chicharito” y del México chingón que tanto anhelamos.

Ahí compartimos los cortes de carne, los fiambres, las ensaladas, los quichés, la pizza y otras delicias. Elevando nuestras copas con un delicioso vino “selección especial de la casa”, brindamos por el cumpleañero, los goles y nuestros futuros proyectos, como lo hemos hecho por tantos años.

Juntos hemos atravesado y padecido más de cinco sexenios. Hemos “descorcachado” botellas de champán por el nacimiento de nuestros hijos, la conclusión de nuestros estudios, la adquisición de un bien y por cualquier otra meta lograda. Pero también hemos llorado juntos y nos hemos apoyado ante la adversidad. Sea por la enfermedad de nuestros hijos o cónyuges, la muerte de nuestros padres o familiares y, en los últimos dos sexenios, las veces que hemos sido víctimas de la violencia o delincuencia.

Hemos superado juntos los asaltos, secuestros, robos y sustos. Y seguimos juntos, sin importar nuestras desavenencias políticas o morales, pues infinidad de veces también hemos discutido acaloradamente por no coincidir en temas de esa índole.

Tras la comida, cantamos “Las Mañanitas” y partimos un pastel en casa. Entrada la noche, envalentonados por las bebidas espirituosas, algunos hicieron confesiones sobre sus conflictos amorosos y otros problemas. Las lágrimas y los abrazos solidarios no se hicieron esperar. Al centro de la mesa estaban dispuestas varias botanas para picotear y resistir la jornada. Nos despedimos entrada la madrugada con la promesa de reunirnos después de las elecciones para comentar los pormenores, brindar o llorar, según sea el caso. Aún no lo sabemos.

Me fui a dormir con la certidumbre de la amistad y la esperanza de que juntos continuaremos sorteando los conflictos personales y de grupo, día con día, construyendo nuestra felicidad.

Concluí que, el lunes 2 de julio, sin importar el resultado de la jornada electoral, todos y cada uno de nosotros volveremos a compartir el café de la mañana con los compañeros de trabajo, con aquellos que se autoproclamaron Amlovers y con los que dijeron no soportarlo también.

Tal vez en el transcurso de la semana debamos acudir a dar el pésame a un amigo que, agradecido por nuestra atención, nos ofrecerá un café. O quizá nos toque partir un pastel por un año más en la vida del ser amado, que será mi caso. Podríamos recibir la llamada de una amiga a la que hace mucho no vemos invitándonos a desayunar.

Y en cualquier escenario, sin importar quién haya sido elegido Presidente, volveremos a compartir con ellos la mesa, ese espacio que –placeres culinarios, modestos o espléndidos, de por medio– termina siempre uniéndonos, y que nos caracteriza ante el mundo como un pueblo amigo y generoso.

No lo olvidemos.

Artículos Relacionados

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Gubernaturas: no sólo se trata de romper el techo de cristal

SaraÍ Aguilar

«MIRADA GLOBAL» Del celular al Pulitzer

Paty Betaza

«COLUMNA INVITADA» Formas de votar 

Sandra Vivanco Morales

«SEXTO SENTIDO» ¿México ganó o perdió?

Adriana Luna

«ACTOS DE PODER» El dictamen, ¿político?, ¿técnico?

Fernando Coca

«ELLAS EN EL RETROVISOR» 6 gobernadoras: un triunfo de la democracia paritaria

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.