martes 26 octubre, 2021
Mujer es Más –
COLUMNA INVITADA A LO QUE VOY

«A LO QUE VOY»: La novia más infiel

Las traiciones políticas comienzan a verse como cotidianas, sobre todo al interior de los partidos. Los perredistas insisten en lavar la ropa sucia fuera de casa, situación que paulatinamente los está dejando sin líderes, sin personajes de trayectoria, sin figuras de peso.

El partido del sol azteca en el Senado se comenzó a desgranar como una mazorca cuando 12 legisladores tomaron la valiente decisión de abandonar el grupo parlamentario, mismo que se quedó sólo con ocho integrantes que estarán encabezados por Dolores Padierna.

Andrés Manuel López Obrador sigue meciendo la cuna perredista tan fuerte, que ha logrado sacudirla hasta conseguir que varios militantes caigan a su partido Morena, con toda la intención de que lo apoyen en la carrera hacia el 2018.

¿Qué más le puede ocurrir al PRD cuando poco más del 50% de sus senadores apoyan a otro instituto político? ¿Qué está ocurriendo en el perredismo que está ahuyentando a su gente? ¿Qué tiene López Obrador que no tengan en el partido amarillo de la izquierda? No lo sabemos, pero lo que sí es un hecho es que el desgajamiento puede ser aún más catastrófico.

Algo tan escandaloso no ocurría desde la noche del 25 de noviembre de 2014, cuando a través de una carta, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano renunció al Partido de la Revolución Democrática, del que fue fundador. El presidente nacional de entonces era Carlos Navarrete. En dicho documento, Cárdenas externaba desacuerdos por la forma de conducir las decisiones en el Comité Ejecutivo Nacional (CEN) perredista, y nadie pudo detener su salida.

En este caso de la desbandada senatorial, suenan los nombres de Alejandro Encinas, Miguel Barbosa, Raúl Morón y Luz María Beristain, perredistas de muchos años y varias luchas; sin embargo, este partido no deja de sorprender por sus traiciones, deslealtades e ingratitudes para un grupo político que los tuvo y los mantuvo.

En fin, le tomaron la palabra al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien hace unos días había pedido a militantes del PRD definir si querían quedarse en el partido o irse con Andrés Manuel López Obrador. Dijo: “Quienes quieran apoyar aquel proyecto (de AMLO), se van a ir y esas son decisiones personales, y quienes quieran apoyar al PRD también seguirán trabajando. Es mejor que lo hagan, que sea blanco o negro, pero la indefinición sí le podría hacer daño considerable al PRD”. Y ahí le propinaron su respuesta.

Esto no se puede ver de otra forma más que como una traición, sí, como lo lee: TRAICIÓN. Una traición al partido, a los estatutos y a sus seguidores porque esto demuestra que siempre anduvieron con la novia (PRD) pensando en la dulce amante (AMLO).

Atalo Mata Othón. Egresado de la escuela de periodismo Carlos Septién García. Tiene 19 años en el ejercicio del periodismo. Conduce noticiarios en Excélsior TV y es profesor universitario.  

Artículos Relacionados

«CEREBRO 40» Qué importante es ser y hacer tribu

Bárbara Lejtik

«RIZANDO EL RIZO» ‘¿Smartphoinómanos?’

Boris Berenzon Gorn

«LA ABADÍA DE ELOÍSA» ‘No soy de aquí, ni soy de allá’. Philippe Ollé-Laprune, una entrevista en dos actos

Editor Mujeres Mas

«COLUMNA INVITADA» ¿Es posible la gestión universitaria con perspectiva de género?

Editor Mujeres Mas

«RIZANDO EL RIZO» “¡Se cayó el internet!”

Boris Berenzon Gorn

«RAZONES INTUITIVAS» Tiempo de deconstruir el “patriarcarro”

Editor Mujeres Mas
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.