aldf

 

cuento

«EL RELATO»: El triste

«EL RELATO»: El triste

Regresé a casa un mes antes, después de que la desconfianza y el desamor acabaron con mi matrimonio.

«TENGO ALGO QUE DECIRTE»: ¿Y si ahora somos novios?

«TENGO ALGO QUE DECIRTE»: ¿Y si ahora somos novios?

Vivimos juntos diez años. Se instaló en mi casa y al entrar en ella, se apoderó de cada esquina.

«EL RELATO»: La guardia (tercera parte)

«EL RELATO»: La guardia (tercera parte)

Norma detuvo el recuerdo, no porque ya no lograra recuperar imágenes, sino porque de pronto, todas llegaron al mismo tiempo.

«EL RELATO»: La guardia (segunda parte)

«EL RELATO»: La guardia (segunda parte)

Norma calló porque Beto le llenó la boca de aire. Pero sólo así, escucharon un tintineo en el primer piso.

«VÍA LIBRE»: La historia de Petra

«VÍA LIBRE»: La historia de Petra

Su carácter serio y estricto, su rostro adusto y su mirada profunda, habían hecho que los vecinos no se acercaran mucho.

«EL RELATO»: La guardia (primera parte)

«EL RELATO»: La guardia (primera parte)

Estaba orgullosa de sí misma y en ese, su primer día, luego de advertir a los fantasmas, se sentó sobre la fuente con su taza de café recién hecho y les platicó de cómo llegó hasta ahí.

«TENGO ALGO QUE DECIRTE»: Zapoteco

«TENGO ALGO QUE DECIRTE»: Zapoteco

¿De los hombres? No, no creo que los hombres puedan decir que aman. No todos son malos, pero por uno, pagan todos.

«EL RELATO»: Terapia intensiva

«EL RELATO»: Terapia intensiva

Porque me hirió y cuando estoy herida, no tengo palabras. Es mejor poner la otra mejilla.

«EL RELATO»: La Tía

«EL RELATO»: La Tía

Paulina vivía en una aislada rutina gris con pocas o casi nulas motivaciones y ganando una migraña crónica que no impidió que fumara religiosamente sus veinte cigarros al día.

«EL RELATO»: La huída

«EL RELATO»: La huída

Te fuiste sin avisarme y esta vez para siempre. De cualquier modo te besé despacio y antes de huir, cerré tus ojos para que ya no iluminaras el cuarto, para que ya no iluminaras nada.