viernes 16 abril, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS PATY BETAZA

«MIRADA GLOBAL» Navidad confinados

 

Cada año, desde hace varias décadas, el número 616 de la calle de Magdalena en la colonia Del Valle, se ilumina con dibujos y luces multicolores alusivos a la Navidad. Y este 2020 aun con la pandemia, no fue la excepción, sólo que no hay tumultos, no hay celebraciones, al menos en esta parte de la Ciudad de México. Algunas personas a bordo de sus vehículos contemplaron a Santa a bordo de su trineo y demás figuras que recuerdan el nacimiento de Jesucristo y también la próxima llegada del Año Nuevo.

 

La pandemia fue asentando en la realidad a la CDMX y a su área conurbada. El Semáforo Rojo tenía que llegar. Y tenía que llegar porque fueron meses de mensajes ambiguos de las autoridades federales de Salud -no así de la jefa de Gobierno de Claudia Sheinbaum, aunque quizá no con la contundencia esperada-. Pero también tenía que regresar el Semáforo Rojo porque los ciudadanos simplemente han sido indiferentes a la complejidad de esta pandemia, que ha sido difícil de controlar aún en países como Alemania, donde se pensaba era ejemplo mundial de su manejo. El virus SARS-CoV-2 sigue siendo un enigma para la comunidad científica. Ahora se habla de una cepa más contagiosa detectada en el Reino Unido. El desdén ciudadano, desde los barrios populosos de Iztapalapa, hasta en residencias en las Lomas de Chapultepec o en calles de la Condesa y Roma, ha sido más que ofensivo. Toda la indiferencia y diría que hasta la burla -incluso de personajes del mundo del dinero- ha llevado al Valle de México, el más poblado del país, a cerrar comercios establecidos, restaurantes, gimnasios. Todos esos micro, pequeños y medianos negocios que apenas empezaban otra vez a oxigenar su finanzas están en riesgo de muerte. Lo peor es que pese al último llamado angustioso de autoridades, médicos y enfermeras, los capitalinos siguieron como sin nada, atiborrando el viernes los centros comerciales -antes de que los cerraran- y las calles del Centro Histórico. No hay forma de que miles entren en razón.

Este domingo México llegó a los 118 mil 202 muertos desde que comenzó la pandemia y un millón 320 mil 545 casos acumulados. Por lo pronto, los hospitales en la CDMX y el Valle de México, casi hasta el tope de su capacidad. Todo eso en medio de un sistema público de salud que se ha sostenido por décadas en alfileres. Si, ya las vacunas están en puerta. Por desgracia, entre que comience a vacunarse a la población, hay ya riesgo de colapso hospitalario. Y dicen algunos expertos, que lo peor aún no ha pasado. Esta Navidad no será la misma en siglos. Confinados, hagamos votos porque en esta parte del planeta, se empiece a ver la luz al final de este largo túnel.

 

Artículos Relacionados

«RIZANDO EL RIZO» Las nuevas prisiones del juego 

Boris Berenzon Gorn

«CEREBRO 40» ¡Sálvense quien pueda!

Bárbara Lejtik

«CUARTO PISO» El INE no se arredró

Marissa Rivera

«SALA DE ESPERA» ¡A resistir!

Gerardo Galarza

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Frida Sofía: la importancia de romper el tabú

SaraÍ Aguilar

«ABREVADERO DE LETRAS» Tú, mujer de cuarenta años

Cut Domínguez
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.