jueves 06 mayo, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS IVONNE MELGAR

«ELLAS EN EL RETROVISOR» El derecho al cuidado digno

 

Todavía falta que el Senado la hagan suya. Pero el primer gran paso ya se dio este miércoles 18 de noviembre: el respaldo unánime de los diputados federales a la reforma constitucional que le abre paso al derecho al cuidado digno y al tiempo libre.

Se trata de una iniciativa que maduró en decenas de reuniones y foros virtuales, justo cuando la pandemia visibilizó el descuido planetario que hemos tenido con los cuidadores.

Porque con el confinamiento quedó subrayado el peso que las mujeres cargamos en la reproducción de la vida cotidiana. Entonces se hizo más urgente que nunca reconocer la necesidad de que el Estado promueva y garantice el reparto equitativo de estas tareas y, por lo tanto, el derecho al tiempo libre, particularmente para millones de mujeres sometidas al yugo de atender a los demás.

Ya habrá tiempo de desmenuzar los componentes de esta reforma que, en un futuro, podría establecer las bases de un nuevo y moderno pacto social y de un Estado de bienestar sustentado en la igualdad entre los géneros.

Por lo pronto, nos limitamos a recordar que fueron las diputadas quienes comenzaron a tejer esta idea que ahora podría convertirse en ley y derivar en un sistema nacional de los cuidados.

Aquí compartimos algunas de las más significativas declaraciones de las parlamentarias que diseñaron y construyeron esta reforma y que así celebraron su aprobación este miércoles.

Aleida Alavez Ruiz (MORENA), presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales

“Sabemos que no basta con un decreto para cambiar las cosas. Pero colocar este tema en el texto constitucional implica una decisión fundamental del Estado para cambiar el rumbo y lograr que todas y todos podamos ejercer nuestros derechos a plenitud.

“Con esta medida se rompe el estereotipo histórico de que las labores del hogar y su entorno son solo cosa de mujeres.

“Una definición amplia de cuidados tiene como sustento el marco de los derechos humanos, de manera que ya no se les considera como actividades individuales que las personas realizan para cuidarse o para cuidar a otros, sino que también considera la responsabilidad del Estado de garantizar la calidad, accesibilidad y suficiencia de los cuidados”.

Nayeli Arlen Fernández Cruz (PVEM)

“No se trata solamente de cómo se distribuye el cuidado dentro del hogar, sino de cómo el Estado, el mercado y la comunidad contribuyen a proveer servicios para reducir la carga dentro de los hogares, aligerando así la responsabilidad que históricamente e injustamente han sido asignadas a las mujeres y por las cuales casi nunca obtienen ningún reconocimiento ni remuneración alguna”.

Mónica Bautista (PRD)

“En México hay 42 millones de personas que requieren algún tipo de cuidado, 33 millones son menores de 15 años y 9 millones son adultos mayores de 75 años.

“Se requiere una política de Estado, porque las mujeres no pueden seguir abandonadas. En este momento el reconocimiento de su derecho a la educación, al trabajo, a la participación política, al esparcimiento implica una responsabilidad del Estado que debemos asumir de manera inmediata”.

Olga Patricia Sosa Ruiz (PES)

“Actualmente las mujeres mayores de 12 años dedican al menos 40 horas a la semana a las labores de cuidados, mientras que los hombres entregan únicamente 15 horas a las labores de los cuidados. Existe una brecha de 25 horas de diferencia, que por décadas ha sido reproducida sin ser cuestionada y en el fondo es un esquema inequitativo de la distribución del tiempo en el hogar. Este dictamen es enfático al señalar que todos, todos, en algún momento de la vida, requerimos de cuidados: alimentación, protección del frío, higiene personal, son puntos de referencia para confirmar que no podemos prescindir de ello”.

Martha Tagle Martínez (Movimiento Ciudadano)

“Si las personas no contáramos con los cuidados, simplemente no existiría la economía, el trabajo productivo y la vida misma. Así lo ha demostrado la emergencia sanitaria por Covid-19, que ha reflejado la relevancia del papel que juegan los cuidados para hacer frente a la contingencia, pues el confinamiento y otras medidas tomadas por las autoridades se han sostenido gracias a que hay personas, casi exclusivamente mujeres, que se han hecho cargo de cuidar a personas enfermas, de realizar tareas que requieren la educación a distancia y de proporcionar lo necesario para quedarnos en casa.

“Para superar la histórica y desigual división sexual del trabajo que afecta particularmente a las mujeres, necesitamos que todos aquellos actores de la sociedad, que se han deslindado de la responsabilidad de los cuidados, sean corresponsables para propiciar que estas tareas dejen de asignarse injustamente a las mujeres en nombre de mandatos socio-culturales que terminan por justificar el desapego y abandono que va desde los hombres hasta el Estado, pasando por las comunidades y el mercado”.

María Alemán Muñoz Castillo (PRI)

“Las cargas de trabajo de los cuidados están en el corazón de las contradicciones de género entre hombres y mujeres que han asignado nuestra sociedad mexicana, nuestra sociedad.

“La pandemia por Covid-19 impulsó a las mujeres y visibilizó esta realidad que a todas luces está normalizada, que durante muchos años ha sido la realidad en las familias, sobre todo en aquellas que están jefaturadas por una mujer. El Covid-19 impuso a las mujeres todavía más trabajo, más horas para las actividades de cuidado de los niños, de los adultos mayores, de las personas con discapacidad, lo que afectará, por supuesto, a mediano y a largo plazo, sus oportunidades de desarrollo profesional, económico, personal y social”.

Laura Rojas Hernández (PAN)

“El proveer a las mujeres y hombres de apoyos gubernamentales para realizar las tareas de cuidados puede ser verdaderamente transformador de la vida de aquellos y, principalmente aquellas que no pueden acceder a un trabajo remunerado fuera de casa, por sus responsabilidades familiares ya que el relevarlas, al menos en parte de éstas, les permitirá incorporarse a la economía, generando un beneficio. No solo para ellas sino para el país, ya que de acuerdo con el Instituto Global McKinsey, el Producto Interno Bruto de México crecería un 43 por ciento para 2025, si se cerrara la brecha entre mujeres y hombres en el mercado laboral”.

Lorena Villavicencio Ayala (Morena)

“Una distribución equitativa del trabajo de los cuidados garantiza el ejercicio de derechos y libertades de las mujeres. No habrá paridad sustantiva si por cada mujer que se involucre en lo público no está el Estado, el mercado, la sociedad, las familias, cumpliendo sustantivamente su corresponsabilidad en lo privado, para lo que es indispensable contar con un sistema nacional público de cuidados.

Aprehendamos –con “h” intermedia– las cuatro R que la economía feminista nos ha propuesto sobre el trabajo de cuidados: reconocer, reducir, redistribuir y retribuir”.

María Wendy Briceño Zuloaga (Morena), presidenta de la Comisión de Equidad de Género

“Para nadie es un secreto que no podemos hacer cambios en lo sustantivo desde las instituciones, si no hay un compromiso por incidir en los espacios privados también, esos que en apariencia no le tocan al Estado. Pero, por supuesto que le toca al Estado a través de sus instituciones incidir y generar condiciones de igualdad y ejercicio pleno de los derechos en todos los ámbitos. Lo hemos dicho ya, lo personal es político”.

 

Artículos Relacionados

«TENGO ALGO QUE DECIRTE» De chile, dulce y de manteca…

Citlalli Berruecos

«CUARTO PISO» Mezquindad en tiempos de luto

Marissa Rivera

«SALA DE ESPERA» En la picota

Gerardo Galarza

«CEREBRO 40» Buenas noches México, perdón por la tristeza

Bárbara Lejtik

«COLUMNA INVITADA» ¿Se necesita el examen PISA en México?

Editor Mujeres Mas

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Guerrero: disfrazar las “juanitas” de feminismo

SaraÍ Aguilar
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.