domingo 11 abril, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS SARAÍ AGUILAR

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Un gol contra la inequidad

 

Mientras el equipo varonil de futbol Rayados de Monterrey está en Catar para disputar el Mundial de Clubes, las integrantes del conjunto femenil pasan por un momento nada agradable, propiciado por parte de la directiva pues, a pesar de que les fue prometido un bono y un iPad si se coronaban campeonas, se dio a conocer que solamente se les será entregado el segundo premio.

El tema generó polémica en las redes, lo que se acrecentó con la publicación de Cerveza Corona, por medio de su cuenta de Twitter, referente a que cubrirá el sueldo de un torneo para cada integrante de la escuadra de las Rayadas de Monterrey, luego de que su directiva les entregara solo un iPad por ganar el primer título de Liga MX Femenil contra Tigres de la UANL.

“¿Y ganar sólo una tablet? Por nuestra cuenta va el sueldo de un torneo para c/u, esa es la mínima Corona que merecen. #Desmárcate”, tuiteó la cervecera de Grupo Modelo, competidora de FEMSA, patrocinadora de los clubes de futbol regios.

Ante ello, el presidente deportivo de Monterrey rechazó que hubiera un acuerdo de palabra o firmado, pero dejó en claro que eso es parte de la mala comunicación que tuvo con el plantel.

“No se prometió nada, pero insisto, fue una mala comunicación, yo soy el encargado y me hago responsable del área deportiva. Yo estaba en Aguascalientes, ni siquiera pude ir al partido, ni con ellas porque al día siguiente tuve que viajar. Vamos a hablar con ellas, lo vamos a resolver”, dijo en entrevista con TUDN.

Lo anterior no pasaría de una simple controversia de redes si no reflejara la brecha salarial y las paredes de cristal en los espacios conquistados por las mujeres. La brecha salarial es la diferencia existente entre el salario medio de los hombres y las mujeres, como porcentaje del salario medio de los hombres.

En otras palabras, la brecha salarial es lo que gana de menos una mujer de media con respecto a lo que gana un hombre de media. La brecha en México es enorme. De acuerdo con datos del Segundo Informe del Observatorio de Trabajo Digno, presentado en julio del año en curso, para las mujeres, sobre todo aquellas menores a 30 años, las condiciones laborales son adversas porque sufren de mayor desempleo, diferencia en salario y mayor carga en labores de cuidado y domésticas, según advirtió María Ayala, encargada el área de Investigación y Datos de la organización.

En México, se indicó, las mujeres perciben ingresos menores y durante el año deben trabajar hasta 35 días más para igualar el salario de un hombre.

Ante la polémica suscitada por la diferencia salarial, muchos argumentaron que era comprensible debido a que no generan las mismas ganancias ni hay los patrocinios de la liga varonil. Y este argumento, que parece tan válido, esconde el daño que han causado los estereotipos y roles sobre la participación de las mujeres en actividades masculinizadas, generando obstáculos y barreras.

Entre estas últimas están las “paredes de cristal”, muros invisibles que frenan el desarrollo educativo y profesional de las mujeres. Así, no se habla de exclusión de género, pues si bien se permite el acceso de las mujeres a actividades antes vedadas, los prejuicios siguen impidiendo que despeguen a la par que los hombres.

En México, hoy es el futbol lo que pone en la mira esta realidad. Para la OCDE, la brecha salarial entre géneros es uno de los tres aspectos más importantes de la desigualdad de género, junto con el reparto desigual del trabajo no remunerado y la violencia contra las mujeres.

Es momento de meter un gol que derrumbe esos techos y paredes de cristal. Para los que juzgan que pedimos demasiado, no. Simplemente queremos que nos paguen igual que a un hombre por una misma posición. No queremos justificaciones para la inequidad, queremos ganar esa partida. El problema no es un bono o un iPad, es sólo un tema de justicia.

Es momento de remontar el marcador adverso de la desigualdad.

En el fondo del Arcón

Hipatia se envuelve de espíritu navideño y lo hace extensivo a todos los lectores que nos acompañaron en las reflexiones de este intenso 2019. Con los mejores deseos para estas fiestas, toma una pausa para reanudar entrando enero. Abrazos y felicidades.

Artículos Relacionados

«DOLCE ÁLTER EGO» Cocteles de primavera

Gilda Melgar

«RIZANDO EL RIZO» Una ética transgresora: la “generación de cristal”

Boris Berenzon Gorn

«BRUJAS, HADAS Y VALKIRIAS» Labios sabor cereza

Editor Mujeres Mas

«CUARTO PISO» El ejemplo del Presidente

Marissa Rivera

«SALA DE ESPERA» ¿Farsa?

Gerardo Galarza

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Recomendaciones de lectura: un regalo para Marx Arriaga

SaraÍ Aguilar
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.