viernes 15 enero, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS MARISSA RIVERA

«CUARTO PISO» ¡A muchas que celebrar!

 

Yo si tengo algo que celebrar, no hacerlo sería subestimar los logros y los alcances que han conseguido las mujeres en una lucha constante por sus derechos y sus anhelos, a lo largo de la historia de México y en el mundo.  

Celebrar que la mujer mexicana no sabe rendirse, es fuerte, incansable, siempre desde cualquier trinchera, por el simple honor de ser mujer.

Celebrar a las mujeres que alzaron la voz, cuando casi nada estaba permitido para ellas.

Celebrar a las mujeres que enseñaron a otras a hablar y al mismo tiempo a no callar.

Celebrar a las que se asomaron a la política y lograron el derecho al voto cuando no teníamos derecho a él y mucho menos a ser votadas

Celebrar a miles de mujeres que han hecho historia, como artífices de la lucha por la igualdad de género.

Celebrar a mujeres científicas, como Eva Ramón Gallegos, del IPN, que luego de 20 años de estudios moleculares, eliminó el virus del papiloma humano a 29 mujeres con cáncer cervicouterino.  

Celebrar a mujeres valientes, como María del Sol García Ortegón, la primera cirujana cardiovascular en realizar un trasplante de corazón en México e ignorar a quienes han rechazado ser operados por ella, por ser mujer.

Celebrar a futbolistas, como las de la selección nacional, porque en su invisibilidad y sin sueldos millonarios, han destacado frente al mundo.  

Celebrar a mujeres que a pesar de las adversidades lo primordial para ellas son sus hijos.

Celebrar a las mujeres que por trabajo tienen que dejar a sus hijos, para cuidar los ajenos.

Celebrar a las mujeres indígenas que han sobrevivido a la doble discriminación: ser mujeres e indígenas.

Celebrar a las mujeres que son el sostén de una familia.

Celebrar a las mujeres que no se cansan ni se quiebran en la interminable búsqueda de un hijo desaparecido.

Celebrar a las mujeres que han tomado la alternativa de decidir sobre sus cuerpos y que hoy, todavía son juzgadas, perseguidas y encarceladas.

Celebrar a las mujeres valientes que huyen de maridos violentos y se resguardan en “refugios” porque sus vidas y las de sus hijos están en peligro.

Foto. Marissa Rivera

Si miramos atrás, a nuestro alrededor y frente a nosotras, hay muchas cosas que celebrar de mujeres mexicanas audaces.

Sí, hay muchos pendientes y una brecha que no termina, para las mujeres. Pero eso no las hace arredrarse. Ellas no saben esperar, ellas avanzan, ellas se forjan sobre la marcha.

Hablar de cifras es restregarles en la cara a las autoridades su omisión y su falta de compromiso con ellas. Feminicidios, violencia, impunidad son temas cotidianos que no parece estremecerlos.

Aunque limitados, hay que reconocer los avances, pero también insistir que son más grandes las deudas, la lista es enorme. En salario, igualdad, en oportunidades laborales, políticas, sociales y así podría enumerar la distancia que hay frente a los hombres.

Celebremos pues el Día Internacional de la Mujer, convencidas de que tenemos ejemplos a seguir, de mujeres con agallas, de mujeres trabajadoras, de mujeres triunfadoras, de mujeres que no se rinden, de mujeres que luchan por los derechos de las demás.

Hoy es un buen día para reconocer que a pesar de los obstáculos, la mujer es esencial en la vida de México.

 

Artículos Relacionados

«CEREBRO 40» Desesperación colectiva

Bárbara Lejtik

«ACTOS DE PODER» Incendio en la CDMX

Fernando Coca

«DOLCE ÁLTER EGO» Abrir o morir. La rebelión de los restauranteros

Gilda Melgar

«RIZANDO EL RIZO» La pandemia de la doble moral

Boris Berenzon Gorn

La Independencia desde el corazón de Gertrudis Bocanegra, heroína de Pátzcuaro

Editor Mujeres Mas

«CUARTO PISO» Le llueve sobre mojado a la Ciudad de México

Marissa Rivera
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.