miércoles 14 abril, 2021
Mujer es Más –
COLUMNAS HANNIA NOVELL

«EL RING DE LOS DEBATES»: Robar con miedo

 

“No sé si han visto, pero nos están matando. Nosotros pedimos al gobierno un trato justo, un trato digno; la gente ya no se espanta como antes, uno sale a robar y la p***che gente ya trae dos celulares, el chido y un p***che chicharrón.

“Nosotros no tenemos ni seguro, ni prestaciones, y nos están dando en la m*dre; tenemos que curarnos con agua y sal. Solamente pedimos seguridad para trabajar, ya no puede esto seguir así; ahora el ratero sale a robar con miedo“.

Estas líneas se desprenden de un video que circula en redes sociales y que presuntamente pertenece a un ratero que se queja de las condiciones de “inseguridad” para desempeñar adecuadamente su “trabajo”.

Hasta el momento se desconoce si el video es verídico o si se trata de una broma de mal gusto. Sin embargo, vale la pena detenerse a reflexionar sobre el mensaje implícito que hay en él.

VENGADOR ANÓNIMO

Una nota publicada en Milenio Diario el pasado 12 de octubre describía esta escena:

“Un sujeto fue asesinado mientras que otro fue llevado a un hospital, luego de intentar robar a pasajeros de un camión de transporte público en la colonia Pantitlán. En avenida Río Churubusco, cerca del metro Pantitlán, dos sujetos subieron al camión a robar, por lo que la gente los golpeó y asesinó a uno de ellos, mientras que el otro fue llevado a un hospital cerca de la zona para su atención médica. Tanto el chofer como los pasajeros que estuvieron involucrados continuaron su camino. Algunos testigos aseguran que vieron que los pasajeros del transporte público los bajaron del camión y los tiraron”.

El 20 de septiembre pasado, Reforma informó este hecho:

“Un delincuente murió y otro resultó herido durante la mañana de este jueves luego de ser enfrentados por un pasajero tras asaltar una camioneta de transporte público en el municipio de Naucalpan, Estado de México.  Ambos sujetos abordaron la unidad, como pasajeros, alrededor de las 5 de la mañana en la avenida Minas Palacio, de la colonia San Rafael Champa Cuarta Sección. Metros más adelante comenzaron con el asalto. Los usuarios entregaron sus pertenencias y los asaltantes ordenaron al chofer parar en la calle Cedro. Allí ambos sujetos bajaron de la camioneta pero en ese momento uno de los pasajeros disparó contra ellos. Uno de los delincuentes murió en el lugar de los hechos por el impacto de bala, mientras que su cómplice, según los testigos, resultó herido pero logró huir. En tanto que el pasajero que accionó el arma abandonó el sitio. 

Yo, en mi espacio noticioso en ADN40 todos los días presento notas de asesinatos, robos o linchamientos.

Este tipo de información es cada vez más frecuente y habla, y demuestra el simple hecho de que los ciudadanos ya no están dispuestos a dejarse arrebatar el patrimonio que ganan con mucho esfuerzo. Es síntoma de un preocupante hartazgo social ante la impunidad con la que actúan los delincuentes que, no conformes con robarse las pertenencias, ahora también matan.

LA LEY DE TALIÓN

El artículo 10 constitucional establece que los mexicanos tienen “el derecho a poseer armas en su domicilio, para su seguridad y legítima defensa”, excepto las de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, el senador del PAN, Jorge Luis Preciado, presentó en octubre de 2016 una iniciativa para modificar los artículos 15 y 16 de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, con objeto de que los ciudadanos puedan “poseer armas en su domicilio, negocio mercantil o automóvil particular”.

El legislador apuntó que los permisos no serían discrecionales y que para obtener los derechos a poseer un arma se deberán practicar previamente estudios físicos y psicológicos a los solicitantes, además de revisar sus antecedentes penales.

La propuesta duerme el sueño de los justos en la congeladora legislativa.

EL ESTADO INEXISTENTE

Cuando en los hechos se institucionaliza la Ley de Talión a través de “vengadores anónimos”; o peor aún, cuando un senador presenta este tipo de propuestas, es tiempo de preocuparnos.

Esto demuestra que las autoridades que tienen como uno de sus deberes fundamentales garantizar la seguridad de sus representados, han fallado rotundamente. Y es aún más alarmante que en su desesperación por defender su patrimonio, la gente sea capaz de asesinar.

Eso nos lleva a la selva, donde se impone el más fuerte. Por eso, broma o no, el video del presunto ratero que dice temer por su vida ante el riesgo de ser ejecutado, nos debe hacer pensar si queremos ser una sociedad basada en el “ojo por ojo”. Yo lo que deseo es no vivir con miedo. Y no, no quiero, me niego a pensar que estamos viviendo en el auténtico salvajismo sin leyes, reglas, ni normas; como primitivos incapaces de respetar al otro.

 

Artículos Relacionados

«CUARTO PISO» El INE no se arredró

Marissa Rivera

«SALA DE ESPERA» ¡A resistir!

Gerardo Galarza

«EL ARCÓN DE HIPATIA» Frida Sofía: la importancia de romper el tabú

SaraÍ Aguilar

«ABREVADERO DE LETRAS» Tú, mujer de cuarenta años

Cut Domínguez

«COLUMNA INVITADA» Sigue la violencia política de género

Sandra Vivanco Morales

«MIRADA GLOBAL» Cuando los sentidos fallan: “El sonido del metal”

Paty Betaza
Cargando....
Mujer es Más es un medio en el que todas las voces tienen un espacio. Hecho por periodistas, feministas, analistas políticos y académicos que hacen de este sitio un canal de expresión para compartir historias, opiniones, victorias, denuncias y todo aquello que aporte en la vida de quien nos lee.