«ACTOS DE PODER»: Las (sin) razones del voto por el PRI

En las redes sociales circula propaganda en contra del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador en la que se pregunta o se piden al menos 10 razones para votar por el líder de Morena.

A la par, el presidente Enrique Peña pide a los mexicanos no autoflagelarse. Dice que las cosas van bien, que hay más inversión y más empleo.

Lo que el presidente no toma en cuenta es que su prestigio se acabó hace mucho tiempo, al grado que los empresarios lo están llamando a cumplir con su responsabilidad y atacar la violencia que les está generando pérdidas.

Peña Nieto, José Antonio Meade y su partido, el PRI, no pueden contrarrestar sus negativos en menos de 30 días que faltan para la elección. Hay, al menos, 10 razones que ellos no entienden:

1.- El caso de los 43 de Ayotzinapa. Fue el Estado, dijeron los opositores del régimen, y la administración dejó pasar el evento. Solo cuando la opinión pública señaló a Peña Nieto reaccionaron.

2.- El alza en la violencia. Ya no era solo la Guerra contra el narco, sino la diversificación del crimen organizado en otras áreas de la vida de la sociedad. Extorsión, secuestro, feminicidios, ataques al transporte de carga, robo de combustible, ataques al sistema financiero, desapariciones, ataques los defensores de derechos humanos y desprecio a las víctimas son tareas en las que el gobierno de Peña Nieto falló desde el primer día de su administración cuando desmanteló todo lo realizado en materia de inteligencia para combatir a los criminales.

3.- Empleos mal pagados. Dice el presidente que este es el sexenio en el que se han creado más empleos. Tal vez, pero también es el sexenio en el que creció la informalidad y lo empleos formales solo sirvieron para una estadística y no para el bienestar de las familias. Aún más, cuando sociedad, algunos políticos y muchos empresarios lucharon por elevar el salario al nivel que señala la Constitución, desde el gobierno se negaron a apoyar la propuesta bajo el desgastado argumento de que subirlo provocaría inflación.

4.- Gasolinazos. Muchos se niegan a usar el término, pero cada que el un mexicano carga gasolina, se acuerda de la Reforma Energética, esa que abarataría el costo de las gasolinas, el gas y le energía eléctrica.

5.- Reforma laboral y no educativa. Lo que hizo el régimen fue cambiar la relación laboral del magisterio con el patrón (gobierno) y no un nuevo modelo de educación.

6.- Actos de corrupción. Desde la Casa Blanca (Peña), la de Malinalco (Videgaray), y la de Lomas (Osorio). Nadie tuvo castigo y los empresarios que las otorgaron, siguieron gozando de las licitaciones a modo que les produjeron ganancias millonarias.

7.- Impunidad. Odebrecht es un caso que ha revelado lo más corrupto de América Latina, menos en México. Aquí no pasa ni pasará nada.

8.- Trump. Que el presidente Peña haya decidido meterse en la elección de los Estados Unidos apoyando al candidato Trump a pesar de los ataques a México y traerlo a Los Pinos cual Jefe de Estado, terminó por deteriorar la imagen del mandatario mexicano. Uno de los errores más costosos de su administración.

9.- Fraude electoral. Coahuila y el estado de México fueron dos elecciones que demostraron que el PRI y su máximo líder nunca dejaron de actuar como lo hicieron sus antecesores. Utilizaron recursos públicos para promover a sus candidatos; compraron votos aprovechando el hambre de los más pobres y se apoyaron en los traidores incrustados en los adversarios para descarrilar las candidaturas con posibilidades reales de derrotarlos. Peña Nieto condenó a los coahuilenses a vivir seis años más de moreirismo y a los mexiquenses les dio seis años más bajo la férula del Grupo Atlacomulco.

10.- Peña Nieto prometió, y lo firmó, que le daría paz y tranquilidad a México. No llegó ninguna de las dos. Este es el sexenio más sangriento de historia moderna del país. Las libertades están acotadas no solo por la acción del gobierno sino porque el crimen organizado está ocupando los espacios que cedió el Estado. Ni teniendo trabajo se está tranquilo. El dinero no alcanza y las promesas de que las Reformas harían de México un país próspero, están más lejos que nunca.

Con todo lo anterior, hay millones de mexicanos que creen que la mejor opción para gobernar México es el PRI.

Hay cuatro opciones para elegir.

Ojalá que la mayoría no se equivoque.

Comentarios

comentarios