«ACTOS DE PODER»: El PRI a 32 días

Quedan 32 días para el primero de julio. 29 para hacer campaña y la candidatura “ciudadana” de José Antonio Meade no prendió.

Hoy, el PRI y sus aliados creen que pueden remontar la diferencia con el primer lugar de las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, atacando a los candidatos de Morena al Senado.

Los misiles del candidato Meade en contra de Nestora Salgado parecen de salva ante la poca eficacia que han tenido los ataques previos a Elba Esther Gordillo y Napoleón Gómez Urrutia.

El PRI recurre, tarde, a las prácticas que el año pasado le hicieron ganar en los tribunales las elecciones de Coahuila y Estado de México.

La compra del voto es una de las estrategias. Lo hacen con tinacos, despensas, materiales para construcción. En el Estado de México, quienes serán representantes generales y de casilla, recibirán, en promedio, los RG´s 21 mil pesos mensuales y los RC´s hasta 10 mil, dependiendo del municipio y el distrito en el que operen.

El dinero le llegará vía nómina en varias dependencias del gobierno estatal.

Algunos candidatos ya recibieron un apoyo, para los municipios de alta rentabilidad (Neza, Tlalnepantla, Los Reyes, Chimalhuacán, Ixtapaluca, Naucalpan, Ecatepec, entro otros) hasta 52 millones de pesos por candidato a la alcaldía.

Es el modelo “Estado de México”, ese que dijo Meade que le gustaba para ganar la elección del primero de julio.

El PRI también busca echar a andar la “maquinaria” electoral que por años le sirvió para tener en sus manos a los presientes, escrutadores y secretarios de las casillas electorales. Pero ese poderosísimo ejército ya no existe. La apertura de las coaliciones Juntos Haremos Historia y Por México al Frente le dieron candidaturas y espacios políticos a los otrora operadores priistas en los municipios, en los distritos y los estados.

Un ejemplo de lo anterior: el magisterio. Las redes que manejan el yerno y el nieto de Elba Esther Gordillo para la causa de López Obrador, aglutinan a maestros que votan por el PRI, por Morena o el PRD. Rafael Ochoa, el operador nacional de estas redes es candidato plurinominal del PT a la Cámara de Diputados.

Al PRI–Gobierno le saldrá cara la elección. No solo en términos financieros: el descalabro político que se prevé en las elecciones de gobernador en ocho estados y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México no son halagüeñas. Tampoco las alecciones de los Congresos locales y los ayuntamientos y alcaldías.

El PRI tiene un candidato débil, apoyado por el presidente Peña, quien tiene la peor calificación por su desempeño y un partido desfigurado por las decisiones de los principales asesores del presidente mexiquense, al tiempo que son operadores del candidato Meade.

Como van las cosas, el PRI no tendrá un buen día el primero de julio.

Comentarios

comentarios