«ACTOS DE PODER»: Golpe de timón

03 de mayo, 2018

Parece que José Antonio Meade reaccionó.

La encuesta del miércoles en Reforma debió haber calado hondo en el candidato priista porque, si algo sabe, es de números.

Luego del debate, la encuesta de Reforma le dio 48 puntos a López Obrador, 30 a Ricardo Anaya y 17 a Meade. Todo indica que, a dos meses de la elección, el candidato del PRI no tiene ninguna oportunidad de repuntar siquiera al segundo lugar.

Por ello, «dicen los de su equipo de campaña, decidió sacar de la presidencia del partido a Enrique Ochoa Reza, el único dirigente nacional del PRI que nunca militó. Cuando este personaje asumió la presidencia, nunca se encontró rastro de él en el padrón priista, aunque después presentó una credencial hechiza.

En lugar del peleonero Ochoa llegó René Juárez Cisneros, exgobernador de Guerrero y senador con licencia, la cual pidió para trabajar como subsecretario de Gobernación. Juárez era, hasta ayer, coordinador de la campaña de Meade en la cuarta circunscripción, que incluye, Tlaxcala, Puebla, Guerrero, Morelos y la Ciudad de México.

El nuevo dirigente del PRI es un personaje cercano al presidente Enrique Peña. Lo quieren ahí para que el dirigente nacional tricolor sea alguien que los priistas sientan como suyo.

Luego de la nominación de Meade, y de las listas de candidatos a senadores y diputados, la base priista se reveló de la peor forma que pueden hacerlo: brazos caídos en campaña.

Ochoa se encargó de maltratar y despreciar a los priistas. Nunca supo cómo llegar a las bases. Juárez Cisneros es un político hecho a la vieja escuela, lo que quiere decir que el candidato Meade y el presidente Peña quieren que la estructura, desde los comités seccionales hasta el Comité Ejecutivo Nacional trabajen horas extras para remontar el lejano 17 por ciento de las preferencias electorales.

Si logran alcanzar a Anaya, será verdaderamente una hazaña. Lo demás, ni en sueños lo pueden imaginar en estos momentos.

La Letrina. Eugenio Hernández no se irá a los Estados Unidos. Un juez federal frenó su extradición a ese país en donde se la acusa de asociación delictiva para cometer lavado de dinero y fraude bancario. El juez Primero de Distrito determinó no enviarlo a una corte de Texas, en donde lo requieren para juzgarlo. Hernández la libró, por el momento. Nada abona la decisión del juez a la campaña de José Antonio Meade cuando el tema del proceso electoral es la corrupción.

Comentarios

comentarios