«CEREBRO 40»: ¡Feliz Día del niño!

Cuando yo era niña jugaba mucho a saltar de alguna superficie (bajita) y pensar que volaba, trataba de concentrarme en esas milésimas de segundo que estaba en el aire para tratar de saber qué se sentía realmente volar, me gustaba también hacer hospitales de hormigas y catarinas, y experimentos con mi juego de Química Mi Alegría, lo mejor era volarme una Sal de Uvas Picot del botiquín familiar porque era lo que le daba efecto de ciencia ficción.
Cuando mi papá nos llevaba al colegio íbamos escuchando siempre “Tres Patines” pero yo creo que no tenían muchos capítulos porque todo el tiempo los repetían, aun así los disfrutaba muchísimo.
Una vez mis amigas y yo hicimos un tesoro, nos llevamos cuentitas y piezas de bisutería incompleta y lo pusimos todo en un cofrecito que escondimos en un patio del Plancarte, y todos los días íbamos a sacarlo y a ponernos las joyitas que guardábamos.
También me acuerdo que una vez nos dio por querer curar al Jesús Crucificado de la capilla del colegio (estábamos bien chiquitas, no se rían) y ya mas grandecita una vez me enfrenté al maestro de música que me dio una tarde para demostrarle frente a todo el grupo porque Michael Jackson era un gran músico y porque iba a ser una leyenda.
Mi novio dice que no soy mas que una niña tratando de parecer señora, y mis hijos dicen que les doy risa y a veces, supongo que mi papá sigue pensando que no he crecido porque tiene una necesidad semanal de llamarme la atención por algo.
Cuando realmente me siento niña es cuando voy a ver a mis amigas en Querétaro, esa emoción de saber que vamos a pasar tiempo juntas sigue siendo idéntica a la que sentía cuando por fin convencía a mis papás de ir a hacer la tarea a alguna casa y que por supuesto siempre era mentira.
Yo creo que nuestro niño interior nunca desaparece, mas bien nos engañamos y engañamos a los demás tratando de aparentar que todos nuestros sentimientos son adultos, el problema es que si no atendemos, sonsacamos, acariciamos, apapachamos y escuchamos a nuestro niño el busca formas de hacerse notar y por lo general nos hace quedar mal y nos busca problemas porque siempre aparece en los momentos que queremos dar otra impresión.
Feliz día del niño a todos, hoy como todos los días vale la pena buscar en los recuerdos, poco a poco se van viniendo como cascada, y a veces el miedo a la melancolía nos hace frenar la búsqueda.

 


Bárbara Lejtik. Licenciada en Ciencias de la Comunicación, queretana naturalizada en Coyoacán. Me gusta expresar mis puntos de vista desde mi posición como mujer, empresaria, madre y ciudadana de a pie. @barlejtik

Comentarios

comentarios