«CUARTO PISO» México en alto: “La historia de un campeón”

Es el primer mexicano que obtuvo la medalla de oro en el Campeonato Mundial de Para-Taekwondo en Londres 2017

Su primera batalla fue cuando nació.

Alejandro Gutiérrez Rudiño comenzó la vida con muchas complicaciones de salud.

Las frecuentes en niños con Síndrome de Down. Pero nació fuerte y para ser campeón, en una sociedad que no ha sido inclusiva.

Hace unas semanas regresó a Aguascalientes, su estado natal, con el oro del U.S Open de las Vegas, Estados Unidos y también medalla dorada del Campeonato Nacional de Para-Taekwondo en Veracruz, que se suman a decenas de medallas obtenidas en 14 años en panamericanos y otros campeonatos.

Es el mejor de su categoría en el ranking mundial.

Las medallas de Alex, son una auténtica coronación, por eso las presume tanto -como cuenta su mamá-  porque han sido ganadas con dedicación, constancia y perseverancia, de un luchador nato. Acompañado por el amor y el esmero de su familia durante sus 23 años de vida.

Parece sencillo, pero no es así. Desde que nació sus padres no han tenido descanso. Médicos, terapias, en México y en donde fuera necesario para que Alex tuviera una vida mejor.

En una constante estimulación, Alex practicó natación, atletismo, basquetbol y gimnasia olímpica. A los 9 años comenzó con el taekwondo y a los 14 ya era cinta negra.

Su historia destaca en momentos sombríos, donde nos invaden las noticias de corrupción, inseguridad, impunidad, feminicidios y otros males. Ante eso, merece la pena conocer a Alex, quien ha puesto el nombre de México muy alto.

Ninguna institución lo apoyó, nadie, ni dependencias federales ni de su estado, Aguascalientes.

Tuvo que regresar de Londres con la medalla de oro en el cuello y título de Campeón Mundial para recibir una beca del Instituto del Deporte de Aguascalientes por instrucción del Gobernador. Ya sabe usted, así son las cosas en nuestro país.

Según información de la Fundación John Langdon Down, aproximadamente uno de cada 700 recién nacidos presentan el síndrome y de las 150 mil personas con esta condición, solo 3 por ciento tiene acceso a la educación especial que requieren.

Aunque en realidad no hay un registro exacto de cuantas personas con este síndrome hay en nuestro país. Así es el pendiente que tenemos con las personas con Síndrome de Down.

Y no es poca la deuda que tenemos con ellos, una alteración en los cromosomas no los hace diferentes. Ellos tienen los mismos derechos que usted y que yo y se les han negado. Dejemos de verlos solo como “angelitos”, ellos necesitan educación, un empleo digno, practicar deportes, socializar, romper estigmas y todas esas barreras que hacen su inclusión muy lenta.

Y se lo adelantó, el próximo 21 de marzo, fecha que la ONU instituyó como el Día Mundial del Síndrome de Down, escucharemos los discursos de siempre.

Apoyo, inclusión, acceso a una educación especial y bienestar para ellos. Promesas y emotivos discursos.

Mientras tanto, ese día, alejado de los discursos, Alejandro Gutiérrez Rudiño estará entrenando dos, tres o cuatro horas, con una sola finalidad, atender su deseo de ganar otra medalla de oro para México.

 

Comentarios

comentarios