«LA HOGUERA DE LAS VANIDADES»: La contienda electoral del 2018 parece “La Guerra de los Roses”

6 marzo, 2018

Etiquetas:

La Guerra de los Roses es una película estadounidense producida en 1989, la cual dirigió  Danny DeVito  protagonizada por Michael Douglas, Kathleen Turner y el propio  Danny DeVito.

“Una pareja se conoce en una subasta en una puja por un objeto. Se enamoran, se casan y parecen un matrimonio feliz, hasta que por un incidente terminan peleándose. Ellos se esfuerzan por quedarse con la casa donde vivían y ya que están en proceso de divorcio, tratan de hacerse la vida imposible el uno al otro hasta el fin”.

Pues algo así sucede en el actual proceso electoral mexicano en donde los contendientes de los diferentes partidos, por lo menos los de los tres principales: Partido Acción Nacional  (PAN), Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA)  se conocen en la búsqueda de un objeto altamente preciado, ganar en las elecciones del 2018 la Presidencia de la República.

Aunque también sueñan y pretenden la mayoría de escaños en el Congreso, ganar la elección de algún estado para completar un mapa político de poder.

Estos contendientes entablaron como en La Guerra de los Roses, Bárbara y Oliver Rose una relación de convivencia política en este caso que en apariencia parecía normal, pero que en algún momento empezó a lucir despiadada por quedarse con la casa… presidencial y empezaron al igual que ellos, las escaladas.

En este filme uno de los protagonistas principales es Danny DeVito personificando a un reconocido abogado, que expresa en la primera escena de la película: “Mi cuota es de $450 dólares la hora” a un cliente que acude a verlo para expresarle su deseo de divorciarse… y este piensa: “Cuando un hombre que gana $450 dólares la hora quiere decirte algo, sin costo, debes escucharlo.” Y es así como comienza Danny DeVito  a detallarles la experiencia de los Roses, para de alguna manera desalentarlo al divorcio.

En el caso de México también está la presencia de un abogado en escena, Diego Fernández de Cevallos, pero que contrariamente a lo que sucedió en La Guerra de los Roses, parece no haberle sugerido o  aconsejado el camino de la negociación matrimonial-política a su cliente, protegido o pupilo dados los acontecimientos, sino el de las escaladas.

Igual que en la película Galardonada con los premios BMI 1990 a David Newman y Goldene Leinwand 1990 a 20th Century Fox, los contendientes albiazules, tricolores y morenos todos se esfuerzan por quedarse con la casa presidencial y  de hacerse la vida imposible el uno al otro hasta el fin, cuando comiencen las elecciones en julio.

Y como en la pareja compuesta por Michael Douglas y  Kathleen Turner nuestros candidatos se atacan, insultan, humillan, gritan, y/o evitan la comunicación como una manera de castigar al otro o ignorándolo, lo que en psicología se llama comunicación patológica en la pareja, en la película las escaladas van creciendo y se  refuerzan los aspectos negativos de la relación entre  Bárbara y Oliver lo que llega a un punto en donde  el perdón ya no es una alternativa viable, la guerra está declarada…

Ahora con los debates veremos cómo en La Guerra de los Roses una lucha de poder.

Cartelera semanal

Senadores y Diputados Forzados.

El Milagro del Siglo.

Los hijos de… Sánchez.

Los olvidados… ¡ah, no! Los independientes.

 

 


Paloma Ruiz. Comunicóloga por la UNAM, con especialidad en Marketing por la Universidad de Berkeley. Ha combinado a lo largo de su vida profesional el análisis político en diversos medios de comunicación nacionales e internacionales, con el diseño de estrategias de comunicación y las relaciones públicas. Amante del mar y el buceo.

Comentarios

comentarios