«EL VERDADERO NORTE» TLC: Cauteloso optimismo

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte sobrevivió a la sexta ronda de renegociaciones realizada en Montreal y la contraofensiva acordada por México y Canadá surtió efecto: Estados Unidos no solo se mantiene en la mesa sino por primera vez reconoció la importancia del acuerdo que genera un intercambio comercial de 1.2 trillones de dólares al año entre los tres países .

Al cerrar los trabajos de los equipos negociadores, el Representante de Comercio, Robert Lighthizer, expresó: “Los Estados Unidos ven al TLCAN como un acuerdo importante. Tengo la esperanza de que el progreso se acelerará pronto.” Además, el funcionario estadounidense urgió a sus socios a trabajar duro para lograr mayores avances y aseguró que su país llegará hasta donde las negociaciones lo lleven.

Como lo explicamos la semana pasada, México y Canadá emprendieron una estrategia por diferentes frentes que “noqueó” los intereses comerciales de Estados Unidos y les permitió “ganar” el sexto round.

Antes de dirigirse Davos para participar en el Foro Económico Mundial y a tan solo a unas horas de iniciar la sexta ronda de renegociación, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, realizó una visita relámpago a Toronto para acordar los pasos a seguir con la canciller canadiense Chrystia Freeland.

En Suiza, Canadá lanzó el golpe. Confirmó su intención de revivir el Acuerdo Transpacífico junto con México y otros 9 países.

Desde la salida de Estados Unidos del proceso de negociación del TPP, el gobierno del Primer Ministro, Justin Trudeau había congelado su participación. Sin embargo, en el Foro Económico Mundial, el propio Trudeau dio la noticia que cayó como cubeta de agua fría a la delegación estadounidense que trabaja en Montreal. Sorpresivamente, el mismo Trump declaró que reconsideraría su participación si las condiciones fueran “sustancialmente mejores.”

Esa misma reconsideración fue ordena para el TLCAN máxime cuando por fin comenzó la discusión de los temas complejos de interés para Estados Unidos. Estamos hablando de la modificación de las reglas de origen, el futuro del panel de controversias y la cláusula de revisión periódica del acuerdo.

A partir de ese momento, comenzó la verdadera renegociación y un cauteloso optimismo acompañó a la sexta ronda. El siguiente golpe llegó cuando Canadá y México pusieron contrapropuestas a los asuntos espinosos y llevaron a la esquina del cuadrilátero a Estados Unidos. La disposición de encontrar soluciones quedo de manifiesto y la Unión Americana no podría decir que la cerrazón privaba entre sus socios.

Steve Verhaul, Jefe del equipo negociador canadiense sintetizó en un atropellado comentario en los pasillos del Hotel Buenaventura: “Aún estamos negociando y eso es lo principal”. Por su parte, congresistas estadounidenses que fueron a recibir una actualización del estatus de las negociaciones confirmaron que Washington no abandonará el acuerdo.

Luego de una semana de reuniones técnicas, los tres países lograron cerrar el capítulo Anticorrupción y avanzaron significativamente en los de Telecomunicaciones, Comercio Digital y Medidas Fito-Sanitarias.

En el mensaje trilateral ofrecido el lunes 29 de enero en el salón Villa-María, por primera vez, desde agosto de 2017, Canadá, Estados Unidos y México, coincidieron en que hubo progresos y manifestaron disposición de seguir avanzando.

Al término de los trabajos y anuncios oficiales, la canciller canadiense y el Secretario de Economía tuvieron un encuentro fortuito, fuera de protocolo. De buen ánimo, Freeland expresó : “Adiós amigo, adiós Ildefonso, nos vemos pronto, ¿la próxima semana? We have a lot to discuss, thank you very much, I think…” Inmediatamente después, la funcionaria movió sus manos de atrás hacia delante dando a entender que luego de la sexta ronda, México y Canadá lograron hacer avanzar la renegociación. Luego, levantó sus dos pulgares para sintetizar que la estrategia de los dos países surtió efecto: “lo hicimos bien” habría dicho en esta suerte de comunicación no verbal que dijo más que mil palabras.

Por cierto, en su primer discurso del Estado de la Nación, Trump no anunció la salida de EU del TLC y ni siquiera se refirió a él por su nombre. Solo se limitó a decir que la era de rendición económica ha terminado y que esperaba que las relaciones comerciales de su país fueran justas y recíprocas.

 

 


Gabriel Ramírez. Periodista mexicano en Canadá.

Comentarios

comentarios