«EL RING DE LOS DEBATES»: Feminicidios de escorts y la marca de la impunidad

La tarde del viernes 4 de febrero de 2017, Wendy llegó al Hotel Príncipe ubicado sobre la lateral de Viaducto Miguel Alemán, entre las calles Agrarismo y Sindicalismo, en la colonia Escandón. En la recepción dijo que buscaba a un hombre que se había hospedado en la habitación 412 y que estaba registrado como Jaime Rodríguez.

Un día después, la encontraron desnuda, golpeada y con un impacto de bala en la cabeza, tendida sobre la cama del cuarto. El hombre con el que se iba a encontrar, y que presuntamente la asesinó, salió del establecimiento en una motocicleta aproximadamente una hora después de que llegó la joven. Wendy Vaneska tenía 26 años y era de origen venezolano.

*****

El 12 de abril, Katya acudió a una cita con un sujeto en el cuarto 327 del Hotel Estadio que se encuentra en la calle Chiapas de la delegación Cuauhtémoc. Un día después encontraron su cuerpo; estaba desnudo de la cintura para abajo y tenía las manos atadas a la espalda.

Su asesino la golpeó, la atacó sexualmente y le cortó la garganta con unas tijeras de jardinería. En su casa no sabían dónde estaba, pero su madre encontró una nota escrita por la joven de 21 años: “Hotel Estadio, 16:30 (horas), entre Chiapas y Cuauhtémoc”. Así se enteró del paradero de su hija. Reconoció su cuerpo en el anfiteatro.

Truncado quedó su sueño de viajar a París para visitar a su medio hermano. Semanas antes de su asesinato, lo había contactado para anunciarle que estaba reuniendo dinero para llevar a su madre y hermano a la “Ciudad Luz”.

*****

Génesis Gibson Jaimes, de 24 años, se quedó de ver con un cliente en el Hotel Punta Palmas del estado de Puebla, el 16 de noviembre pasado. Le habían prometido duplicar su ganancia por hora, que iba de los 5 mil a los 7 mil 500 pesos.

Esa tarde se comunicó vía telefónica con su madre, pero después de las 22:30 horas nunca se volvió a tener contacto con ella. La joven venezolana se anunciaba en Zona Divas, un sitio de Internet que ofrece los servicios de escort. En dicha página, Génesis se hacía llamar Lateefah Karesh.

Fue hasta las 13:30 horas del día siguiente cuando personal del Hotel Platino, en la colonia Felipe Ángeles de la delegación Venustiano Carranza, halló el cadáver. Estaba bocarriba en la cama, desnuda, con las manos y los pies atados con cinta adhesiva transparente, una toalla sobre el rostro y encima una almohada.

Alrededor de su cuello tenía enredado un lazo azul de aproximadamente metro y medio, su cuerpo presentaba golpes y dos heridas por arma punzocortante, una en el abdomen y otra en el cuello. La necropsia reveló que la mujer murió por asfixia por estrangulamiento. Dejó huérfana a una pequeña de 5 años.

*****

Karen Ailén Grodzinski tenía 23 años. Nació en la provincia de Chaco, Argentina, y desde hacía poco más de dos años se instaló en México. Trabajaba como modelo y sexoservidora de lujo en el mismo portal de Génesis, Zona Divas. El 27 de diciembre pasado apareció muerta con un tiro en la cabeza en el Hotel Pasadena ubicado en Avenida Revolución, delegación Benito Juárez de la Ciudad de México.

La única persona que, según los testigos, había entrado a esa habitación fue un hombre que llegó en motocicleta. No se quitó el casco para reservar el cuarto y tampoco entregó ninguna identificación. Lo único que la policía pudo rescatar de aquella cita fue un número de matrícula que un encargado del establecimiento anotó a su llegada y una descripción ambigua sobre el posible asesino.

Esos datos permitieron ubicar al actor Axel Arenas como presunto responsable. La procuraduría capitalina lo presentó con bombo y platillo, pero su defensa demostró que no se encontraba en México el día del crimen, sino en Colombia. Presentaron imágenes de centros comerciales, documentos de alojamiento y el pasaporte sellado. Tras una audiencia de 12 horas, el juez ordenó su libertad sin cargos.

Estos cuatro homicidios de escorts tienen un denominador común: fallas garrafales en las investigaciones; resistencias de los ministerios públicos para atender los protocolos de seguimiento a los feminicidios; prejuicios y hasta discriminación. Además, se ha omitido una línea importante: la trata de personas ya que los crímenes se han cometido contra jóvenes extranjeras (dos venezolanas y una argentina), dedicadas al modelaje.

Más allá de revictimizarlas y atribuir los asesinatos a su profesión de escorts, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México tiene el enorme reto de dar con él o los responsables y así evitar que estos casos se conviertan en una estadística más de la impunidad.

Solo para los apuntes: ¿Será el mismo asesino en todos los casos? ¿Estaremos hablando de un asesino serial? Por lo pronto los hoteles y moteles ¿deben de modificar el sistema de registro y seguridad de los clientes?

Comentarios

comentarios