«MIRADA GLOBAL»: Cuando los videojuegos son una enfermedad

Cierto día la mamá de un adolescente me llamó angustiada: “ya no sé qué hacer, mi hijo pasa horas y horas con el celular o pegado a la consola de videojuegos; ha bajado sus calificaciones y no le interesa interactuar con nadie, ni con sus hermanos, ni amigos; no le interesa nada más que estar jugando”. Pensé que exageraba. Cuando tuve la oportunidad de visitarla puse mayor atención a su hijo. Efectivamente, durante 4 horas que estuve ahí en su casa lo único que dijo fue un “hola”. Se sentó a comer callado y rápido en cuanto terminó al Xbox.

Como todo lo que se hace sin control y pone en riesgo la salud física o mental, puede convertirse en una adicción y en un problema. En horas previas a la llegada de los Reyes la Organización Mundial de la Salud (OMS) dio a conocer que a partir de junio la adicción a los videojuegos será considerada una enfermedad mental. “Trastorno por videojuegos” será el nombre oficial, según la Clasificación Internacional de Enfermedades. Desde el 2005 diversos expertos de la OMS, comenzaron a ver las señales de alerta. Tardaron 12 años en decidirse a clasificar la adicción como un enfermedad mental. En casos severos es causa de disfunción familiar, social y educativa.

Según expertos de la OMS hay tres señales que pueden indicar que se tiene ya un trastorno: 1.- Falta de control -frecuencia, intensidad con la que se juega. 2.- Aumento de prioridad -qué tanto pesa la necesidad de jugar frente a otras cosas de la vida y 3.- Continuidad – esto es que a pesar de las consecuencias negativas que ya se están observando, la persona con la enfermedad sigue jugando. Desde problemas físicos como alteración de la visión hasta insomnio, ansiedad y depresión.

La información que emitió la OMS no tuvo tanta repercusión, eclipsada tal vez por las horas previas a la llegada de los Reyes. Hay quienes consideran que la clasificación del “Trastorno por videojuegos” no debería dar pie a la medicación excesiva tal y como ha sucedido con otros, como el Déficit de Atención. Pero tan poco se debe soslayar con la típica frase que los padres decimos cuando no queremos enfrentar un problema: “No hay porqué angustiarse, todos los niños y adolescentes lo hacen”. Sí todos lo hacen, pero hay señales tempranas de que algo no está bien.

A todos nos ha tocado vivir algún tipo de experiencia con los hijos. Recuerdo al mío enojarse y hasta llorar cuando perdía una carrera virtual o cuando su equipo perdía un juego de americano. No hay que entrar en pánico, hay que actuar a tiempo. La tecnología tan fascinante y cambiante implica retos en todos los sentidos. Tal vez valdría la pena preguntarnos ¿Y por qué pasa tanto tiempo perdido en los videojuegos? ¿Será acaso que busque llenar algún vacío?

Comentarios

comentarios