«COLUMNA INVITADA»: 2018

Antes que nada, buenos días; espero de corazón que podamos llevar la fiesta en paz, hoy es nuestro primer día y como en todos los inicios corresponden las presentaciones, espero que no sepas mucho de mí, prefiero que me vayas descubriendo y no te hagas una idea ni positiva ni negativa de mi persona, solamente te podría decir y eso a manera de ejercicio de integración que por lo general soy una persona sociable y optimista.

Algunas de las promesas que vienen contigo me emocionan, por ejemplo, serás un año mundialista y eso nos va a ayudar a llevarnos bien, aunque también eres un año de elecciones federales, no es tu culpa, pero ese detalle te va a costar muchas enemistades y resentimientos, aun cuando tú no tengas ningún tipo de responsabilidad en lo que hacemos los mexicanos, pero así somos, ya sabes,  nos encanta repartir culpas, si no que te lo confirme “2017”, que ya pasó a la historia y será recordado siempre como el año del temblor, como si al pobre no lo hubiera también sorprendido la sacudida.

Los mexicanos no andamos muy de buenas en estos días y peor aun, las campañas electorales nos van a poner más irritables e intolerantes, espero que seamos objetivos y no recarguemos contigo nuestras frustraciones personales.

Si serás bueno o malo nadie lo sabe, es una historia que supongo vamos a escribir juntos y cada quien en lo personal. Pudiera pedirte no solo dejar un buen clima, pero creo que no es lo que está en tu injerencia, más bien, somos nosotros los que debemos comprometernos contigo, comprometernos a por lo menos no ser tan egoístas e irresponsables, a ser limpios y cívicos, compasivos y respetuosos, para que el 31 de diciembre, dentro de un año, nos podamos despedir con una sonrisa de agradecimiento como grandes amigos, raspados tal vez, con cicatrices y moretones, pero enteros y con nuevos aprendizajes.

Por último, solo te pido paciencia, no somos una especie fácil, más bien podría pensar que somos una especie de prueba  y error de alguien superior, pero con todo y nuestras áreas de oportunidad tenemos siempre esa costumbre de querer empezar las cosas de cero y hacerlas mejor, no te desesperes con nosotros, otros años te podrán decir que no tenemos remedio.

Gracias por tu valor, se necesita carácter para querer ser parte de nuestra historia.

Esperemos estar a tu altura, y como tú, confiar en el destino.

 

 


Bárbara Lejtik. Licenciada en Ciencias de la Comunicación, queretana naturalizada en Coyoacán. Me gusta expresar mis puntos de vista desde mi posición como mujer, empresaria, madre y ciudadana de a pie. @barlejtik

 

Comentarios

comentarios