«COLUMNA INVITADA»: Empoderamiento para la igualdad

En relación a la revolución social, la paridad de género se ha presentado en muchos escenarios de la vida de nuestro país y es importante colocar el tema en su exacta dimensión y sobre todo tratar de avanzar a la velocidad que la sociedad nos exige para otorgar atención y respuesta a los sucesos que como mujeres se nos presentan día a día y en muchos de los casos nos vulneran y agravian.

Empecemos por identificar que el empoderamiento de las mujeres no es un reto al género masculino, sino es un proceso que tiene como objetivo generar y lograr estrategias para alcanzar la igualdad efectiva en todos los ámbitos de la vida, particularmente, impulsar una mayor participación de las mujeres en los escenarios de poder, hasta lograr una conformación paritaria.

Por ello, hablar de igualdad de género nos remite primeramente a una definición clara y exacta, que se resguarda en un principio constitucional que estipula que “las mujeres y los hombres son iguales ante la ley”. En ese entendido, queda claro entonces que todas las personas, sin distinción, tenemos los mismos derechos y deberes frente al estado y la sociedad.

Sin embargo, pese a la claridad del precepto, que además se ubica como una garantía individual en nuestra Constitución, no es precisamente un hecho tangible en la vida cotidiana, porque esta igualdad de la que muchas personas, instituciones y gobiernos plasman en sus discursos, eventos, campañas publicitarias y otros, no se ve reflejada en oportunidades verdaderas para las niñas y mujeres en México.

Basta con decir que no corremos con la misma suerte cuando de tener un trabajo se trata, y si lo logramos, a trabajo igual no es igual el salario; cuando procedemos a levantar una denuncia, somos revictimizadas cuestionándonos antes de atendernos; cuando nos desplazamos por la calle o en el transporte público y sufrimos el acoso o la agresión física; o bien cuando queremos competir por cargos de representación popular o ocupar espacios de decisión y somos invisibilizadas por no considerarnos aptas para el lugar.

En México, la desigualdad de género es evidente de muchas formas, es el propio CONEVAL que muestra en sus indicadores de pobreza y género 2008-2012 que la desigualdad prevalece en todos los aspectos, y aunque se mantiene optimista ante una ligera mejoría, no deja de aclarar en su estudio que la desigualdad en nuestro país existe en todos los ámbitos, hogar, ingreso, educación, salud, seguridad social, vivienda, alimentación y trabajo.

Vale la pena recordar que el término empoderamiento de las mujeres, fue impulsado como estrategia para la igualdad y la equidad en Beijing 1995, y que buscaba aumentar la participación de las mujeres en puestos de decisión, sin embargo tuvo que a ampliarse a otra dimensión vinculada a la toma de conciencia del poder que ostentan las mujeres y que tiene que ver con cambios para la superación de las prácticas culturales y estructurales que contribuyen a perpetuar su situación de desventaja y desigualdad.

Ante ello, insisto que los esfuerzos encaminados a lograr la igualdad de género no deben confundirse con una lucha entre sexos, sino una lucha por erradicar prejuicios que lastran a una sociedad que no permite el avance de las mujeres, una lucha para que la ciudadanía tenga una visión más amplia y de colaboración esta nueva presencia de mujeres en los roles políticos, públicos, empresariales y académicos, asumiendo una gran conciencia para dar paso con ello a la creación de liderazgos femeninos.

Hoy podemos afirmar que el avance de los derechos de las mujeres no se detiene y se ha convertido en una de las revoluciones sociales más importantes que haya visto la historia de México, pero aun hay espacios del país en donde nuestra representación no se ve, no ha llegado, hay asignaturas pendientes por las que debemos continuar en la batalla para construir nuevas generaciones que reflejará un mayor desarrollo y un real crecimiento de nuestro país.

 

 


María Elena Orantes. Diputada Federal de Movimiento Ciudadano.

Comentarios

comentarios