«EL ARCÓN DE HIPATIA»: Feminismo: no debe quedarse en sólo palabra

«Feminismo» fue la palabra del año en Estados Unidos durante 2017, de acuerdo con el diccionario Merriam-Webster.

Las definiciones actuales de feminismo del diccionario son “la teoría de la igualdad política, económica y social de los sexos” y “la actividad organizada en nombre de los derechos e intereses de las mujeres”.

Los editores de esa obra otorgan la distinción de Palabra del Año al término con mayor aumento de búsquedas en comparación con el año anterior. Según Merriam-Webster, “feminismo” fue 70% más buscada en Internet que en 2016, con múltiples alzas coincidentes con diferentes acontecimientos, entre ellos las marchas con las que miles de mujeres recibieron la presidencia de Donald Trump, el estreno de la película Mujer Maravilla y las denuncias periodísticas contra el empresario cinematográfico Harvey Weinstein, señalado como depredador sexual.

Curiosamente, el anuncio de palabra del año coincidió con la polémica que desde la semana pasada afecta a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, que anualmente entrega los Globos de Oro y acusada ahora de haber excluido a las mujeres en la nominación a la categoría de Mejor Dirección.

Pésima decisión, tratándose de un año excepcional con acontecimientos que empoderaron y visualizaron a las mujeres en la lucha por sus derechos, entre ellos la campaña #MeToo, que surgió para denunciar acoso sexual precisamente entre miembros de la industria cinematográfica.

La HFPA (por sus siglas en inglés) nominó a cinco directores masculinos por segundo año consecutivo. Ava DuVernay fue la última mujer en ser nominada al Globo de Oro a la Mejor Dirección en 2015. Es también una de las únicas cinco mujeres nominadas en esa categoría en los 75 años de historia de la ceremonia de premiación.

Si bien se entiende que las nominaciones no son por cuota de género, lo que no logra comprenderse es como fue desairada Greta Gerwig, directora de la cinta Lady Bird, que no sólo está nominada al Globo en la categoría de Mejor Película Comedia o Musical, sino que obtuvo uno de los puntajes más altos (99%) de reseñas positivas de la crítica especializada, de acuerdo con el portal Rotten Tomatoes, donde incluso rompió récord de evaluaciones aprobatorias.

Ese mismo sitio lamenta la ausencia de Dee Rees, directora de Mudbound, así como de Kathryn Bigelow (Detroit) e incluso de Patty Jenkins (Mujer Maravilla), también con altísimos porcentajes de buenas reseñas. Lo peor es que esta vez la invisibilización de la mujer no es culpa de la industria cinematográfica, sino de la prensa, pues los Globos de Oro son otorgados por periodistas.

Al parecer a la prensa no le ha quedado clara la definición de feminismo y el actuar de una prensa que verdaderamente promueva la igualdad. El tener conciencia de género va más allá de dedicar titulares cuando hay notas que generen el llamado “clickbait” o clickeo. Eso no es solidaridad. Se necesita una prensa comprometida con la visibilización de la mujer en todos los ámbitos.

“Lo principal que los Globos de Oro le otorgan a un candidato es la visibilidad”, tuiteó Rebecca Keegan, la corresponsal de Hollywood de Vanity Fair. “Esta es otra razón por la que es deprimente haber nominado únicamente a hombres en la categoría de Mejor Director. Pocas mujeres directoras lograrán el poder de Spielberg, Nolan o Scott sin la oportunidad de ser vistas”.

Feminista o no feminista. Denunciar dando la cara o denuncia anónima, derecho a decidir o no, y mil debates más.  No es esa la cuestión que debe dominar la agenda. Lo importante no es que «feminismo» se corone así como palabra de año, sino que se posicione, más allá de titulares escandalosos, con representación poderosa.

Felices fiestas a todos.

Comentarios

comentarios