aldf

 

«COLUMNISTA INVITADO»: México ¿potencia?

4 diciembre, 2017

Etiquetas: , ,

El período electoral nos ha caído de lleno. El destape o como se le quiera llamar del Dr. José Antonio Meade por parte del Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha acelerado el proceso electoral. Quizá sea muy temprano para conocer las plataformas electorales de los candidatos, pero no es muy difícil adivinar en qué consistirán cada una de ellas. No me detendré analizar las que posiblemente presentarán cada partido político contendiente, solo me detendré a desmenuzar una propuesta o idea que ha manifestado el Dr. Meade luego de su destape: “Que México sea una potencia” (El Financiero, 28 de noviembre de 2017).

Habrá que desglosar qué es lo que el Dr. Meade entiende por potencia. Ser una potencia en el terreno de las relaciones internacionales tiene y conlleva a una serie de responsabilidades. ¿Qué podemos ser una Potencia económica? ¿O una Potencia militar? ¿O bien, una Potencia cultural? Pienso que antes de trazar esa ruta en lo que quizá sea su programa de gobierno, hay que detenernos a entender lo que esto representará para México.

México potencia económica: Además de dejar de recibir la ayuda internacional, México deberá de incrementar sus obligaciones como país donador (por su renta alta) así como aumentar sus cuotas a los organismos internacionales a los que pertenecemos. Tendremos que mantener un régimen fiscal estricto y continuar con el control, como dicen los tecnócratas, “con el control de los fundamentales”, es decir, de los indicadores macro y micro de la economía. México como potencia económica se convertirá en un país atractivo por los altos salarios y el mejoramiento sustancial de los niveles de vida de sus ciudadanos. Quizá nos sea mala idea comenzar a diseñar una política migratoria integral para evitar que nos pasé lo que le sucedió a Estados Unidos en la materia. México será un país de destino y no solo de tránsito y origen del fenómeno migratorio.

México como potencia militar: Aquí la cosa se complica. Tendríamos que cambiar nuestros principios de la policía exterior (defensivos) a unos de nueva generación. Asimismo, un incremento a los gastos de defensa y modernización del equipo y armamentos sería una necesidad. Naturalmente esta estrategia afectaría las relaciones con nuestros vecinos en el Caribe y Centroamérica y quizá provocaría una carrera armamentista en la región.

México potencia cultural: Aquí no sería muy difícil de adecuarnos. Nuestro país ya es una potencia cultural. Que el poder suave no se use y explote como debería, obedece más una falta de sentido común de algunos gobiernos en los últimos años. Hay y existe un imperialismo cultural mexicano. Todos aquellos que han tenido la oportunidad de vivir en el extranjero lo podrán constatar.

La dimensión de esta estrategia tendría, además, de especificar el alcance al terreno regional (América del Norte, El Caribe, Centroamérica y Sudamérica) o global (a todas las regiones, es decir, América, Europa, Asia, África, Medio Oriente y Oceanía). Las buenas intenciones no son suficientes para esto. Se necesita recursos económicos y capital humano para ejecutar las estrategias. ¿Las tenemos? Quizá sí, pero no son las suficientes sobre todo cuando en la realidad seguimos siendo un país que se mira a sí mismo. Prueba de ello es la escasa cobertura de los medios de comunicación de lo que sucede en el mundo, o bien, los escasos recursos, comparados con los de las potencias, que se invierten en las carteras que tienen que ver con el exterior.

Afortunadamente aún falta para conocer los programas de gobierno de cada candidato. Espero que, en ellos, no solo nos presenten una lista de buenos deseos, sino cómo llegar a cumplir los mismos de manera sustentable y realista. Ojalá y la vida me de el gusto de ver, como dice el Dr. Meade, “Que México sea una potencia”, aunque sea en el fútbol.

 

 


Adolfo Laborde. Analista internacional. Profesor Investigador de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Anáhuac.

Comentarios

comentarios

 

sedatu