«ELLAS EN EL RETROVISOR»: 2018: voto femenino y presidenciables ¿machistas?

Por múltiples razones, las elecciones de 2018 tendrán la lupa más puesta que nunca en las mujeres.

Primero porque está documentado que el voto femenino es superior al de los varones y decisivo para inclinar la balanza en elecciones cerradas.

Aunque los competidores presidenciales de las principales fuerzas políticas son hombres, entre los aspirantes a una candidatura independiente hay dos mujeres: la ex panista Margarita Zavala y María de Jesús Patricio del EZLN.

Y en el caso de las listas de candidaturas al Senado, Cámara de Diputados, congresos locales y alcaldías, los partidos están obligados a la paridad. De manera que esta vez tendremos mujeres en el 50 % de todos los cargos de representación legislativa y poder local.

Como resultado de esa equidad electoral, tanto el presidenciable de Morena, Andrés Manuel López Obrador, como el Frente Ciudadano por México ya hicieron promesas en tal sentido.

AMLO anunció que pronto dará a conocer su probable gabinete y adelantó que ocho de sus integrantes serán mujeres.

En cuanto al Frente, los dirigentes del PAN, Ricardo Anaya; PRD, Alejandra Barrales, y Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, expusieron en un foro con mujeres que su plataforma electoral incluía la paridad para el gabinete y una política pública destinada a promover la responsabilidad responsable.

En el inicio de esta semana, con el destape del presidenciable del PRI, José Antonio Meade, tomó relevancia el tema de las esposas de los candidatos, cuando la del ex secretario de Hacienda, Juana Cuevas, se adelantó a confirmar que la familia ya estaba lista para apoyar al candidato del partido oficial.

Llamó la atención que una de las fotografías oficiales del ex funcionario federal, ya en calidad de candidato, muestra a Meade abrazado por su esposa.

Se trata de una imagen sin duda estudiada y que se sustenta en el diagnóstico de que el candidato priista es más vendible, electoralmente hablando, si se hace acompañar de la señora Cuevas.

Lo mismo parecen haber concluido los estrategas de AMLO, quien el domingo anterior difundió un emotivo momento de su documental “Este soy”, en el que la protagonista es la esposa del presidenciable.

Beatriz Gutiérrez Müller interpreta en un estudio de grabación la canción El necio de Silvio Rodríguez, mientras el candidato de Morena la observa extasiado.

Aunque todavía no estamos ni siquiera en las precampañas, calendarizadas para arrancar a mediados de diciembre, es un hecho que las cónyuges de los presidenciables son consideradas en el caso del PRI y de Morena como activos a capitalizar.

La vida personal de los políticos dice mucho de ellos y eso juega a favor o en contra de la aceptación electoral de los personajes.

Pero lo más importante será dimensionar, a través de las propuestas y actitudes de los presidenciales, si se trata de auténticos promotores de la equidad o de integrantes del Club de Toby dispuestos a recitar iniciativas que puedan ser populares para las mujeres.

Pronto lo sabremos. Porque el amor, el dinero, la estupidez y el machismo, son imposibles de ocultar.

Comentarios

comentarios