«DOLCE ÁLTER EGO»: Compartir lo que hay

Agradecer “lo que hay” para compartirlo con “los que están”. 

Pasados los días de honrar a los ancestros, entramos de lleno a la recta final del año listos para sobrevivir al maratón “Lupita-Reyes”.

Por supuesto que el ánimo no está precisamente como para celebrar. De sólo pensar en los miles de afectados que no tendrán un techo propio bajo el cual recibir el 2018, me parece de mal gusto incitar al gasto superfluo y banal.

No obstante, y pese a todo, siento que lo que sí se respira en el aire, es un cierto ánimo de agradecer “lo que hay” para compartirlo con “los que están”. Es justo lo que pienso hacer en esta época. Reunirme con los amigos y compartir lo que tengo.

Como comidista, nunca me he preocupado por los alimentos a ofrecer como anfitriona, sea en una reunión formal o con invitados de última hora. Y esto es así porque siempre echo mano de mi “cocina de autor”, es decir, preparo alimentos con lo que encuentro en mi despensa o refrigerador.

Consciente de que la mayoría entra en pánico al recibir invitados, sobre todo a los que caen de improviso, les comparto tres botanas de último momento que los sacarán de apuros ahora que arranca la reunionitis navideña.

 

Queso “Alfonso”

Una bola de queso panela.

Un puñado de espinacas cocidas (frescas o congeladas).

Aceite de oliva.

Orégano fresco o en polvo.

 

Quitar tapa o superficie a la bola de queso para retirar el centro, con la ayuda de una cuchara (reservar contenido), hasta lograr un hueco donde se colocan las espinacas finamente picadas con el resto del queso, rallado. Reincorporar la tapa de queso.

Colocar en un platón. Bañar con aceite de oliva al gusto y rociar el orégano. Cocinar entre 3 y 4 minutos en horno de microondas. Servir caliente y disfrutar con galletas habaneras o pan.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Pan con tomate

Bolillos o baguette semi duros (de dos o tres días).

4-5 jitomates maduros.

3 ajos.

Aceite de oliva extra virgen.

Sal.

 

Aunque esta receta catalana se elabora con un pan específico y una especie particular de tomate que se exprime directo sobre el pan, aquí les dejo una versión “mexicanizada”.

Rebanar el pan y tostarlo ligeramente en un sartén de teflón. Apartar. Escalfar los jitomates por medio minuto, retirar piel. Cortarlos en cuadritos, con todo y su pulpa. Triturar el ajo. Colocar todo en un bowl y con la ayuda de un tenedor, aplastar la mezcla hasta conseguir una pasta.

Untar la pasta de jitomate en cada rebanada, salar y agregar un chorro generoso de aceite de oliva extra virgen. Si se puede, añadir una lasca de jamón serrano.

 

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Papas abanico con picadillo

4 papas grandes.

Mantequilla fundida.

Sal.

Pimienta.

Picadillo sobrante (al cual se le pueden retirar los trozos de papa).

 

Las tan de moda papas suecas que se rebanan de manera parcial -con todo y cáscara- en forma de acordeón, son el vehículo perfecto y vistoso para compartir el picadillo sobrante de la semana.

Precalentar el horno a 180 grados. En un refractario, colocar las papas rebanadas con el corte boca arriba. Brocharlas con la mantequilla derretida y salpimentar al gusto. Hornear por 40 minutos. A ese punto, añadir en cada papa una porción generosa de picadillo y volver a hornear por 20 minutos más. Servir con perejil picado.

Tres formas sencillas de compartir lo que hay, con los que están.

 

Comentarios

comentarios