«DOLCE ÁLTER EGO»: Cedrón. #SeguimosDePie #RomaCondesa


Notice: Undefined variable: itemsOriginalSize in /home/content/60/9737360/html/mujeresmas/wp-content/themes/catedradigital/functions.php on line 413

El #S19 sacudió con fuerza a las colonias Roma y Condesa. Y no me refiero sólo al movimiento sísmico, sino también a las consecuencias económicas negativas en uno de los corredores gastronómicos más importantes de nuestra CDMX.

Tras el fatídico 19 de septiembre, si bien algunos cafés y restaurantes de la zona no operaron comercialmente por obvias razones, muchos permanecieron abiertos para servir a la comunidad, ya sea preparando alimentos para los damnificados, rescatistas y voluntarios, o bien como centros de acopio.

Uno de esos restaurantes fue el Cedrón, sobre la calle Mazatlán en la Condesa, a unas cuadras del Parque España. Durante la emergencia postsismo, su chef Alejandro Fuentes (quien trabajó en Au Pied De Cochon CDMX y el Ritz de París) estuvo muy activo en redes, llamando a la comunidad “foodie” a apoyar y dando a conocer la forma en que, desde su cocina, su equipo preparó chilaquiles, tortas, sopas y café para los brigadistas y damnificados.

Un mes después del sismo, Cedrón y otros establecimientos de la Roma-Condesa, hace un nuevo llamado, esta vez a través del movimiento #SeguimosDePie, el cual busca reactivar la economía restaurantera de la zona, de la cual dependen muchos empleos y familias.

Intrigada por el activismo con el que Alex inundó las redes en los días de emergencia y entusiasmada por las buenas calificaciones con que se reseña su cocina, acudí a desayunar en el Cedrón.

De entrada, me entristeció comprobar el ánimo caído que aún se percibe en la zona. Siendo un viernes de quincena a la hora del desayuno-almuerzo, las calles solas y en la planta baja del restaurante, apenas si había tres mesas ocupadas.

No obstante, la estética del lugar me enamoró a primera vista y volvió mi entusiasmo. Sofisticado y relajado a la vez. Situado dentro de una casa de los años 20, el Cedrón ocupa un lugar definido y los comensales pueden observar los alimentos frescos y el pan recién horneado dispuestos en un precioso mostrador que divide a las mesas de su cocina.

De acuerdo con su página oficial, la propuesta de Cedrón está inspirada en la visión clásica de la cocina francesa tradicional, aunque con platillos frescos y ligeros. Por eso su menú de desayunos incluye los clásicos croque-madame, croque Monsieur y huevos Benedictine. Antes de traer la carta a la mesa, se sirve a los comensales una porción de muesli con fresas y yogurth, pan recién horneado, mantequilla con queso de cabra y mermeladas de guayaba e higo.

En la sugerencia del día del menú matutino se encontraba la “Cazuela Cedrón” (que fue mi elección) compuesta por cuitlacoche, granos de elote, dos huevos poché, chile poblano y salsa holandesa a la mexicana, servida sobre tortillas azules. Una delicia, cero pesada.

De los desayunos mexicanos, también probé los “Huevos con machaca” traída de Chihuahua, servidos con un sope de hoja santa y nopales asados. Lo que definitivamente pediré en otra ocasión son los “Huevos gratinados” revueltos con espárrago, hongos y jitomate con queso manchego, que sirven acompañados de un vasito con frutas tropicales.

Algo que agradezco de Cedrón es el trato “a la antigua” de sus meseros. Señores que saben de su función y por lo mismo sugieren, explican y apoyan al comensal de forma amable y educada.

Este restaurante tiene muy buena fama por los platillos en su menú de comida, por los que debo regresar. Por ejemplo, “La pesca del día”, que es una selección personal del chef, quien acude al mercado desde la madrugada para elegir lo mejor y más fresco. El “lechón confitado con manzana rostizada” y el “Soufflé de chocolate”. También debo tomar la bebida “sello de la casa”, una infusión de cedrón que se sirve como digestivo y acudir a sus noches de jazz en vivo, los miércoles y jueves a las 8:00, para disfrutar de un “Mojito Cedrón”.

Todo octubre, o lo que queda del mes, se ofrece un “Menú Rosa” para apoyar a la Fundación Cimab en su lucha contra el cáncer de mama. Destacan el “Filete de res con puré de cebolla rosa y salsa de hongos silvestres”, así como la “Pechuga de pato en pipián rosado con arroz y verduras de temporada”.

Como bien dice en una de las imágenes de la página de Cedrón en Facebook: “No se trata de ir a comer como si nada hubiera pasado, sino de que estos restaurantes salgan de la pausa” y reactivar así la economía de esta zona, corazón de nuestra CDMX.

 

Comentarios

comentarios