«ABREVADERO DE LETRAS»: Annabel Clavellina y las mujeres líderes

En el hogar de la Doctora Annabel Clavellina no falta la energía y el buen gusto, toda ella es ambas cosas. Dicha morada tiene algo de santuario donde abundan lo libros, las plantas, algunos cuadros y fotografías. Me recibe acompañada solamente por su madre, pero me da la impresión de estar entre una multitud de seres amigables.

Con una sonrisa cantarina y contagiosa que le iluminó el rostro, dijo: Estás en tu casa, ¡bienvenido! Luego me ofreció fruta y café.

Apenas lancé la primera pregunta comprendí que estaba frente a una auténtica mujer del siglo XXI. ¿Cómo te atreves a recibir en tu casa a un desconocido en tiempos tan complicados como los que se viven hoy? Muy segura respondió: “Porque cuando digo que confío en la gente es que confío en mí”.

Eso fue como un parto que activara la válvula de empatía; una clase de responsabilidad que se prolonga como sombra y de la que, en buena medida, ahora entiendo, dependen tantas felicidades ajenas como hijos creados.

Annabel Clavellina es especialista en trastornos alimentarios, nutrición, obesidad infantil, acupuntura, adicciones, fisiopatología nutricional, reiki y metafísica, entre otras disciplinas y de todas ellas puede dar cátedra. Desafortunadamente nuestro espacio es limitado; de modo que conversamos solo de algunos temas relacionados con la mujer.

Quien fuera reconocida por el galardón Nacional de Excelencia Profesional 2017, gracias a su labor como activista de la salud por parte de la CANADEM, está convencida que todo en la vida debe tener un equilibrio. Ni cien por ciento analíticos, ni cien por ciento sensibles, sino la suma de ambos, con la observación como su principal herramienta. “Yo le llamo estar aquí y ahora; observar es retroalimentar”, afirma.

Y sigue que con este último concepto para añadir que hoy las mujeres necesitan encontrar más armas, porque este mundo y la conciencia social son más limitados y, por lo mismo, están a contracorriente. Luego se pregunta: ¿qué o quién nos puede ayudar? Se responde a sí misma que el amor propio; el que les dirá que no están limitadas, que tienen la fuerza mental y la capacidad de ser líderes.

¿En verdad crees que las mujeres tienen ya más oportunidades?

“Sí, lo creo ya hay más lugares donde las mujeres nos podemos empoderar con un cierto equilibrio, aunque todavía hay ese concepto del hombre poderoso, de que solamente él puede. Pero de unas décadas acá, estamos en un periodo de despertar. Nos va a costar, pero creo que podemos establecer un equilibrio de géneros”.

La doctora se anima y aborda el tema de la importancia de los hábitos en el núcleo familiar:

A través de ellos puedes lograr lo que tú quieras y éstos son heredados por los padres y si nosotros logramos que limpieza, estudio, buena alimentación… se apliquen, habrá base para que un adulto tenga orden en su vida. Y esta semilla la pone la madre”.

Sobre los obstáculos que una mujer tiene que sortear en México para salir adelante, señala que hay varias razones, como el machismo, el acoso sexual, la cosificación y la diferencia de géneros, entre otras. Explica que muchas instituciones están muy politizadas y que desafortunadamente los perfiles se eligen de acuerdo a palancas.

¿Qué opinas de la violencia familiar?

El 90% de la sociedad está violentada de una manera u otra. En los anuncios, calles, el gobierno, la política, con los líderes de todo tipo, etc. En todas partes percibes violencia, pero ésta tiene un solo origen: la familia”.

Sin vacilar, señala que en el seno familiar se aprende, se mama aquélla. Y complementa que entre el perfil en que uno nace, entre el que vive, junto con la sociedad y los padres se conforma el individuo que es de adulto.

Comenta, casi indignada, que en nuestro país existen leyes e instituciones cuya tarea es proteger a la mujer violentada, pero lo más frustrante es que cuando llegas a un juzgado las mismas jueces y las mismas secretarias de acuerdos son las misóginas. 

En cuanto a los motivos que pueden ser un obstáculo para la mujer de hoy, la también Asesor Médico de temas de Salud Nacional de la Secretaría de Salud, menciona que uno muy importante es que sienta culpa por querer llevar un rol distinto dentro de la familia, dentro de la sociedad, de ser una mujer empoderada, más independiente y que eso le haga tener menos tiempo con sus hijos o con su esposo o novio.

Por último, la doctora Annabella Clavellina se dirige en esta conversación a todas las mujeres mexicanas de todos los niveles, de todos los estratos, de todas las culturas, para decirles lo siguiente: “Nada es inalcanzable, la mujer empoderada la mujer con fama o que es una figura pública o no, tiene exactamente las mismas oportunidades en esta vida y están bajo las mismas condiciones. Dense cuenta que sí se puede y que todas somos iguales”.

Cut Domínguez. Es periodista cultural. Ha dirigido espacios como la jefatura de Prensa de Difusión Cultural de la UNAM; coordinador de Prensa en la Ciudad de México del Festival Internacional Cervantino; Subdirector de Difusión del Polyforum Cultural Siqueiros; Jefe de Prensa de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes. Asimismo, ha sido colaborador de diarios y revistas nacionales.

Comentarios

comentarios