«SEXTO SENTIDO»: Robarle horas al sueño

Ahí estaba llorando del dolor en hombros, espalda y cuello, abrazando en la madrugada a su pequeño hijo con casi 40 grados de temperatura, meciéndolo para que pudiera dormir, mientras el medicamento hacía lo propio. Los ojos de esta madre se cerraban mientras se escuchaba el tic-tac del reloj, pensando que en tan solo unas horas le esperaba una larga jornada laboral fuera de casa, porque el otro trabajo también exige y no le importa si hay niños enfermos.

Esta escena la ha vivido toda madre, que además de trabajar en casa, es económicamente activa, y muchas veces único sostén familiar. Pareciera que es imposible compaginar ambos roles en estos tiempos de modernidad. Se suele escuchar que los esposos no perdonan a una mujer exitosa. Por ello hay tantas mujeres triunfadoras divorciadas.

En el Club de Toby no caben las mujeres, es lo que se argumenta ante la misoginia. Se dice también que el peor enemigo de una mujer, es otra mujer. Muchos Best Seller se han escrito sobre las féminas exhaustas, esquizofrénicas, multifacéticas, que perecen en el intento de cubrir distintos roles. Sin embargo, hay una mujer que ha tejido su éxito con creatividad, diseño, pasión, humildad y paciencia. Es una michoacana, adoptada jalisciense. Lleva por nombre María Rosario Mendoza.

Ella recuerda que a los siete años vistió a su muñeca de trapo con un diseño propio hecho con hojas de maíz. Ese fue su primer vestido. Después, cuando se casó, para ahorrarse unas monedas, hacía su ropa y la de sus hijas, con la misma pasión, como si ellas fueran sus muñecas. Hoy, modelos internacionales desfilan por las pasarelas más importantes del mundo, vestidas con la mexicanidad que le impregna la creadora de Takasami.

Rosario Mendoza es la única diseñadora mexicana en ganar un Premio Emmy, y lo hizo por el vestuario utilizado por atletas, entrenadores y edecanes en los Juegos Panamericanos de Guadalajara. Este año fue reconocida en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el galardón Women Together por ser mujer solidaria, por su compromiso al apoyar a otras mujeres en situación adversa. Ella aprovecha el auge de la moda y hace que el talento de indígenas y jefas de familia sea admirado y reconocido en el mundo, mientras que a ellas les da la oportunidad de tener una vida digna, elevar su autoestima, ser económicamente activas y sacar adelante a sus hijos.

Los tiempos de crisis se vuelven oportunidad usando la creatividad, innovando, sostiene la reconocida diseñadora. Ella aprendió esta lección. Sin saber el significado de “innovar”, experimentaba tejiendo distintas telas. Unía manta con licra para hacer unos jeans que le habían pedido en Francia. Se puso a sacar fibras de los restos de agave que terminaban en la basura tras el proceso de elaboración del tequila. Hoy utiliza esos hilos para hacer mascadas y corbatas.

Esta semana, en tierra de machos, Rosario Mendoza fue reconocida por su trayectoria y liderazgo empresarial. Varones bigotones (jóvenes y mayores), aplaudieron felices el éxito de una mujer. La diseñadora de modas fue distinguida con la Medalla al Mérito Industrial 2017, que otorga el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco.

¿Cómo se puede ser madre, esposa, ama de casa, empresaria y lideresa empresarial? “Robándole horas al sueño”, es su respuesta. Rosario exhorta a las mujeres modernas, que a veces piensan que no se puede compaginar tantas facetas: “No es fácil, pero sí se puede -dice sonriendo-. Sólo hay que ser pacientes, trabajar y no descuidar lo básico: la familia”.

Ella asegura que el éxito no se mide por la cantidad de premios recibidos, sino el amor que se siembra al ir caminando por la vida. Para todo hay tiempo, si te concentras y trabajas tejiendo tus sueños, no importa qué tan largo sea el proceso, lo que valen son los detalles, el compromiso, el amor.

El próximo año, Rosario estará celebrando con su esposo las “bodas de oro”, acompañada de sus cuatro hijos y sus nietos. Ella es la forjadora de Takasami, empresa con cada vez mayor reconocimiento internacional y, sin embargo, con toda humildad sigue aprovechando todas las oportunidades para ayudar a sus congéneres a lograr sus éxitos personales y laborales, pero sobre todo deja clara evidencia de que sí se puede ser exitosa en los diversos papeles que desempeña como madre, esposa, empresaria y lideresa… porque sólo hay que “robarle horas al sueño”.

Adriana Luna adriana@notiemp.com Periodista multimedia con 25 años de ejercicio profesional. Secretaria de Acción Femenil en el Sindicato Industrial de Trabajadores y Artistas de Televisión y Radio, Similares y Conexos de la República Mexicana, (SITATYR) sección Guadalajara. Secretaria General del Club de Periodistas de Jalisco. Curiosa en todo, experta en nada. Mujer antagónica en sí misma, con el corazón parecido a la Madre Teresa y con un genio como el de Margaret Thatcher. 

Comentarios

comentarios