«ABREVADERO DE LETRAS»: Nikkei…Correo de Hiroshima o una oración por la paz

Una soleada mañana del 6 de agosto de 1945, a las 8:16 horas, el bombardero B-29, Enola Gay, por órdenes del presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman, arrojaba la primera bomba atómica de la historia sobre Hiroshima. Aproximadamente 80 mil personas murieron como resultado de lesiones y quemaduras térmicas y otras 35 mil resultaron heridas. Por lo menos 60 mil más morirían antes de fin de año por los efectos de las radiaciones ionizantes de un severo rango letal.

Desde el pasado 10 de agosto y hasta el 3 de septiembre, la directora y actriz méxico-japonesa, Irene Akiko Lida, recrea, en el Teatro Santa Catarina del Jardín Catarina, en Coyoacán, el horror de esta tragedia en la obra Nikkei…Correo Hiroshima, la cual, explica: “recoge una oración por la paz y un breve pero intenso acercamiento a la destrucción que producen las armas nucleares”.

La sorpresa fue encontrarme con una artista que se disculpa por la pronunciación de su español, perfectamente entendible, y su inteligencia rápida. Sin medias tintas, afirma: se van a encontrar con un espectáculo multidisciplinario que reúne actuación, canto, música en vivo japonesa y mexicana, danza tradicional del Japón o danza Butoh y lo que se conoce como “Sensorama”.

Explica que es una técnica donde no solamente predomina en el espectador la sensibilidad en la parte visual, sino también el olfato y el oído y de esta manera se estimula más la imaginación.

Tengo la impresión que Irene Akiko es muy observadora y de esa corazonada le suelto la pregunta: ¿Usted ha realizado ya este tipo de representación? “Sí, no es nueva, en Europa ya tiene tiempo que se practica y se está perfeccionando, solo que yo la hago a mi manera, con una técnica propia”.

Nikkei…Correo Hiroshima es, definitivamente, una obra que invita al público a desatar sus sentidos. Además, es una puesta en escena epistolar, basada en la correspondencia que establecen una madre y su hija, en la que se relata el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial y las repercusiones de los bombazos atómicos, mismos que marcaron la vida de un país y del mundo entero.

Basada en la novela “Correo de Hiroshima”, de Víctor Manuel Camposeco, el auditorio conocerá las vivencias de Angelina Toyohara (hija de padre japonés y madre mexicana) desde Hiroshima, quien vivió de cerca la brutalidad de las explosiones nucleares y de manera muy lejana la vida familiar.

Sigue la conversación con una cordial Irene Akiko. ¿Qué la impulsó a montar esta obra?

Siempre estoy en busca de algo que vincule a México y Japón. Este año se cumplen dos aniversarios: 120 de la primera migración japonesa a México y 72 de la bomba en Hiroshima. Soy Nikkei, que significa generación japonesa nacida en el extranjero y como tal deseo difundir la cultura de ambos países por todo el mundo”.

Reconoce que la novela de Camposeco la “movió” mucho, buscó al escritor, le solicitó permiso para dramatizarla y con la ayuda de Javier Márquez hicieron la adaptación.

¿Cuáles fueron los desafíos que presentó el montaje?

Dos, el primero fue hacer la dramatización a un trabajo literario muy extenso y el segundo, y quizá el más importante, recrear la bomba atómica. No se puede recrear exactamente lo que pasó, es muy difícil”.

Dígame, ¿qué otro tipo de “bombazos” padecemos en nuestro quehacer cotidiano? ¿Y qué opina de éstos?

Todo eso de la corrupción, de los asaltos, de las agresiones, son una especie de bombas para nosotros, y me da mucha tristeza que la gente que elegimos para que nos proteja no lo haga. Se pregunta el porqué de los gasolinazos y de los impuestos para luego rematar: ¿por qué nos quitan lo poco que tenemos?”.

Su voz se anima cuando habla del papel que desempeñan en la vida diaria las mujeres hoy día. Nosotras tenemos la oportunidad de crear nuevos hijos, de hacer que crezcan no solo más fuertes, sino con sentimientos más amplios; de apertura hacia el mundo y hacia los demás. Las mujeres tenemos una fortaleza especial después de ser madres”.

Y en su tono se adivina aquella frase bíblica del Apocalipsis (12): “Luego un cielo nuevo y una tierra nueva”.

Cut Domínguez. Es periodista cultural. Ha dirigido espacios como la jefatura de Prensa de Difusión Cultural de la UNAM; coordinador de Prensa en la Ciudad de México del Festival Internacional Cervantino; Subdirector de Difusión del Polyforum Cultural Siqueiros; Jefe de Prensa de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes. Asimismo, ha sido colaborador de diarios y revistas nacionales.

Comentarios

comentarios