«EL VERDADERO NORTE»: Bomberazo para salvar el TLC

Los bomberos mexicanos que están apoyando a combatir los feroces incendios forestales que afectan a Canadá fueron los protagonistas del tenso inicio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Durante el arranque de las discusiones en Washington, la Ministra de Asuntos Globales de Canadá, Chrystia Freeland, mostró una fotografía de la brigada mexicana y otra del equipo estadounidense que están apoyando a su país para detener el fuego que ha arrasado con 651 mil hectáreas.

Fue un acto de comunicación política cargado de simbolismo. La canciller canadiense expresó que comenzaba la participación de su país en este complejo proceso con un ejemplo de la extraordinaria y profunda amistad y colaboración que existe entre los tres países.

Y no era para menos, 251 elementos de la Comisión Nacional Forestal se han trasladado a su país, en lo que representa la mayor movilización internacional en la historia de México. Este contingente supera a los 196 soldados del Ejército Mexicano enviados a Nueva Orleans, Estados Unidos en 2005 para apoyar a los damnificados por el huracán Katrina.

Al igual que la modernización del TLCAN, la tarea de los brigadistas mexicanos en Canadá no es un asunto menor. Desde el pasado 1 de abril se han registrado 970 incendios a lo largo y ancho de la Columbia Británica, destruyendo 305 construcciones y provocando hasta 45 mil evacuados.

Los bomberos adscritos a la CONAFOR provienen de 22 estados y cumplen con los estándares del Centro Canadiense de Incendios Forestales. Tienen conocimientos de georreferenciación, así como de operación de equipo de última tecnología y herramienta especializada.

Desde su llegada, se han sumado a otros 4 mil bomberos canadienses, estadounidenses y australianos, participando en tareas operativas y de planificación del combate al fuego en diferentes campamentos dispuestos en la provincia canadiense.

Su apoyo es parte de los compromisos firmados entre México y Canadá. Aunque es la primera vez que pisan la provincia de la Columbia Británica, los dos últimos años, entre 60 y 100 bomberos mexicanos habían apoyado a combatir incendios forestales en Alberta. Quizá la intervención más significativa fue la de 2016 cuando decenas de brigadistas trabajaron durante 15 días en las regiones de Edmonton y Fort McMurray para extinguir incendios de grandes proporciones.

Si para la canciller canadiense estos bomberos son muestra de la colaboración de los tres países de América del Norte, para nosotros deben ser ejemplo de que la preparación, los conocimientos y la experiencia son indispensables para poder interactuar y estar a la altura del resto del mundo, incluso luchando contra adversidades como los voraces incendios forestales. Hoy, estos bomberos están ayudando a la conservación de la naturaleza, a la protección de la vida silvestre y a la salvaguarda de miles de seres humanos.

Sin duda, la presencia de estos brigadistas mexicanos en Canadá es motivo de orgullo. Son héroes nacionales de talla internacional.

La canciller canadiense adelantó que tendrá frente a ella la fotografía de los bomberos mexicanos durante el tiempo que dure la renegociación del TLCAN con la finalidad de que el espíritu de colaboración acompañe al delicado proceso. La pregunta es si esta imagen de los tragahumos, será capaz de interceder para apagar el fuego que surja de los desencuentros entre los equipos de los tres socios comerciales y evitar que el acuerdo quede reducido a cenizas porque tras el primer round ya comenzaron a salir chispas desde la Casa Blanca.

Columna de Gabriel Ramírez, periodista mexicano en Canadá.

Comentarios

comentarios