«FICCIONES Y SUBVERSIONES»: ¿Cómo usamos la Internet?

Estamos próximos a iniciar el periodo de receso de verano para los niños y adolescentes mexicanos. Actualmente el uso de dispositivos, (tabletas, teléfonos celulares, etc.) es cada vez más frecuente, y nos genera a los adultos cuestionamientos sobre sus usos y costumbres. Quisiera compartir algunos de los claroscuros que el uso de estas herramientas tiene en el mundo contemporáneo. 

El mundo actual tiene una plataforma material denominada TIC, y esto ha conllevado a una vorágine de cambios constantes en lo económico, político, cultural, científico, etc.

En el caso de la economía, la hoy llamada economía del conocimiento, va a significar que la nueva materia prima para la productividad es el conocimiento, y que se genera por medio de la transformación de la información.

Entonces acceder a la información es de suma importancia, y los dispositivos facilitan el acceso a ésta. Hay una estrecha relación entre conectividad, información, conocimiento y riqueza. Es por ello que los Estados hacen grandes esfuerzos porque su población tenga las condiciones necesarias, tanto tecnológicas como materiales que les permitan estar conectados.

Sin embargo, en regiones como Latinoamérica los avances han sido lentos, la conectividad revela el grado de desigualdad social de nuestra región. El acceso a internet va estar determinado por la ubicación geográfica, el nivel socioeconómico, educacional, incluso por género. Por lo tanto, es realmente un privilegio para algunos sectores sociales.

Dada la relevancia en el mundo global, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha determinado que la Internet es un derecho, y en México a partir del 2013 con la Reforma en Telecomunicaciones, la Constitución Mexicana reconoce este derecho.

El acceso a internet va posibilitar el ejercicio de otros derechos como es el acceso a la información, acceso a las TICs, la posibilidad para que las personas estemos conectadas al mundo y podamos comunicar nuestras ideas, e incluso gestionar cambios en la sociedad.

Este derecho no debe de ser violado bloqueando contenidos, desconectando a los usuarios, sobre todo en momentos importantes como una elección. Si un gobierno desconectara a sus ciudadanos, violaría las libertades de expresión y de acceso a la información. Y algo muy importante, los gobiernos deben de regular de manera adecuada el uso de Internet, asegurándonos que habrá una protección de nuestros datos y de nuestra privacidad. Esto significa que el papel del Estado es muy importante, pues es el agente que deberá de regular y castigar el uso indebido de datos.

América Latina se ha caracterizado por una importante brecha digital, que va a estar constituida por tres aspectos: 1. La brecha de acceso que ya mencionaba en líneas anteriores (desigualdad en acceso). 2. Brecha en el uso, y es aquí donde debemos de empezar a reflexionar los adultos sobre los usos y costumbres de internet y TICs. Esta brecha en el uso se va a referir a la diferencia en el uso de las TICs para fines recreativos o para educativos, aprendizaje, producción de conocimiento. ¿Para qué usamos la Internet?

Por último, la brecha en las expectativas. Ésta se refiere a las perspectivas de su uso en la escuela y la disponibilidad institucional que realmente se ofrece. Estas brechas generan a su vez otras más, como son: a) Brechas en competencias digitales, que deben de coadyuvar al desarrollo de habilidades de apropiación de las TICs. Estas habilidades no se generan solo por poseer un dispositivo. B) Brecha por el origen del contenido, esto significa que es en otros países y no los pertenecientes a la región Latinoamericana donde se está produciendo el contenido al que nuestros niños y adolescentes tienen acceso, y en América Latina sólo somos consumidores. Esto tiene efectos en la construcción de identidades culturales. C) Brecha de género, el acceso a internet también está marcado por una acentuada diferenciación de género, donde hay un acceso mayoritario para los hombres por encima de las mujeres.

En esta primera parte, quisiera cerrar afirmando que el acceso a Internet y el uso de TICs son hoy una pieza clave para el desarrollo de nuestros países, y que el acceso igualitario deberá de ser una posibilidad para reducir las brechas.

El mundo complejo en el cual nos toca educar a nuestros niños y adolescentes, exige una respuesta comprometida de los adultos, donde seamos capaces de capitalizar el uso de las TIC para un mundo mejor.

Mayra Rojas es docente en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey (Campus Estado de México), en la Universidad Iberoamericana (Cd. de México). Doctora en Ciencias Sociales y Políticas (Universidad Iberoamericana). 

Comentarios

comentarios