«MIRADA GLOBAL»: Manual para ser un Macron

Cuando escucho y leo a quienes aseguran que es necesario buscar al Macron mexicano, antes les pregunto y ¿dónde está la Francia mexicana? Pero en el “se vale soñar”, aquí mis impresiones tomadas del documentalEmmanuel Macron: el ascenso al poder.

Es una recapitulación desde que el actual presidente de Francia decidió lanzar su movimiento “En marche”, hasta llegar al Palacio del Elíseo. Enumero los aspectos más relevantes desde mi perspectiva:

1.- Tener una amplísima formación de intelectual, filósofo y economista.

2.- Además de la formación hay que tener una inteligencia y la sensibilidad para leer los nuevos tiempos y poner en práctica lo aprendido. Una cosa son los títulos universitarios y otra tener la capacidad de aplicar el aprendizaje y lo que diría, el sentido común.

3.- Hay que conformar un equipo de colaboradores, primero que crean en el proyecto y después que sea capaz de visualizar los talentos –entre hombres y mujeres, razas y credos– sin importar edades.

4.- Lanzarse con expectativas de alcanzar el triunfo. Nada de a ver a dónde llegamos, lo que se logre es bueno… No. Tener el objetivo de qué se va a ganar aún sin estructura partidista o monstruos políticos.

5.- Imagen pulcra, carismática y tener a una pareja inteligente e involucrada. Nada de tener a alguien de buena apariencia, callada (o) sumisa (o) sonriente, un bulto, pues al lado.

6.- Movilizarse a conseguir apoyos. Olvídate de los cuates.

7- Ser sencillo. Olvídate de que eres el rey del universo, la figura central, el oráculo y el personaje que todo mundo está esperando para rendirle pleitesía.

8.- La experiencia de tus colaboradores es lo que cuenta. Nada de que es mi amigo de la infancia, mi confidente, mi primo, mi amigo de las parrandas… No. Es gente capacitada y experto en su área: comunicación, manejo de crisis, economista, politólogo.

9.- Llegar puntual a las reuniones de trabajo, plantear las expectativas que se tiene. Y por qué no, decir: “¿quieren un café, qué quieren tomar?”. Esta frase hay que expresarla al inicio y hasta el final, aún cuando se conquiste el triunfo.

10.- Estar abiertos a la crítica, pero sobre todo a la autocrítica. Tomar muy en cuenta los consejos del equipo. Ser siempre humilde y abierto a reconocer errores, y más a enmendarlos.

11.- No menospreciar actos con poca gente y sencillos. Todas las personas son importantes en el proyecto de nación que quieres ofrecer. Escuchar las voces de los discapacitados, obreros, mujeres, empresarios… No solo buscar encuentros para la foto.

12.-Saber responder a tiempo y con precisión los rumores, fake News y otras joyitas de los adversarios. A Macron lo tildaron de ser un gay de closet y hasta nombre le pusieron a su “pareja real”. Así contestó Macron. Primero dijo que respondería porque, a su juicio, ese rumor tenía ingredientes misóginos y homofóbicos. Misógino porque según él, si un hombre mayor tiene una pareja joven, es visto como normal. Pero si no, eres un gigoló o un gay. Y homofóbico porque si lo fuera no tendría por qué no aceptarlo. Ser gay no debe ser un problema.

Emmanuel Macron no es cualquier oportunista o acomodaticio del poder. Es un hombre que se preparó y trabajó incansablemente para aprovechar los tiempos turbulentos que envuelven a Francia, desde los vaivenes económicos, el desempleo y la amenaza latente terrorista provocada, sin duda, por el abandono hacia un sector marginal y olvidado como es el de los migrantes.

Macron no es un hombre de ocurrencias y demagogia. Habremos de esperar cómo gobierna. Pero por lo pronto supo frenar la ola xenófoba y aislacionista que se cierne sobre Europa. México tiene muchos desafíos en puerta.

Si alguien tiene alguno de los atributos antes mencionados del señor Macron, por favor ¡Que se lance a la Presidencia! 

Comentarios

comentarios