«ACTOS DE PODER»: ¿Alianzas para qué?

Dos de los partidos que competirán por la presidencia de la República el próximo año ya anunciaron que buscarán conformar una alianza electoral.

Acción Nacional y el PRD están listos para unir fuerzas en contra del régimen priísta y para derrotar a Andrés Manuel López Obrador, o al menos no dejarlo llegar a la presidencia.

A muchos emociona el anuncio. Ven en esa probable alianza el antídoto para los males que aquejan al país.

Creo que las alianzas entre estos partidos no aportan absolutamente nada a la vida nacional.

Ejemplos sobran de que las alianzas no resuelven los conflictos sociales y simplemente son instrumentos de los políticos para no perder espacios de poder.

¿Alguien me puede señalar de qué sirvió la alianza del PRD y el PAN en Nayarit, en la que Antonio Echevarría fue el primer gobernador bajo esa propuesta electoral?

Nayarit sigue padeciendo la terrible desigualdad y, peor aún, es creciente la inseguridad.

Los veracruzanos votaron el año pasado por una alianza PAN PRD. Es obvio que los casos de corrupción del ex gobernador Javier Duarte los llevaron a votar por esa alianza pero fue más el miedo y la urgencia de desterrar la violencia y la inseguridad que en esos momentos vivían. Hoy Veracruz está peor que con Duarte y la inseguridad campea en cada centímetro del territorio jarocho.

Ahora bien, ¿quién sería la candidata o candidato que abanderará esa alianza?

Una opción es Margarita Zavala. Ha sido diputada, pero no recuerdo ninguna propuesta legislativa que haya cambiado la vida de los mexicanos salida de la oficina de la legisladora Zavala.

En la lista está Rafael Moreno Valle, un priísta que no ha dejado de serlo aunque llegó a la gubernatura de Puebla bajo las siglas del PAN. Puebla está ardiendo entre tanto huachicol, delito que se extendió durante el sexenio de Moreno Valle pero nadie se dio cuenta de lo que sucedía en el entorno del mirrey (que no Virrey) y el robo de gasolina fue regla durante el gobierno de este personaje.

¿Ricardo Anaya? No lo veo apoyado por los cuadros del PRD bajo ninguna circunstancia.

Del lado del PRD. ¿Alguien ve a Diego Fernández de Cevallos apoyando a Silvano Aureoles? Ni su paisano Felipe Calderón lo haría.

¿Graco Ramírez tendría con qué pedir el voto en Michoacán o Guerrero, cuando la delincuencia en Morelos está en uno de sus peores momentos?

¿Alguien ve a la ciudadanía de Monterrey o Guadalajara y sus zonas conturbadas volcándose para apoyar a Miguel Ángel Mancera? La Ciudad de México vive una época más que difícil en temas de seguridad.

¿Algún “independiente” aceptaría ser nominado por panistas y perredistas? Ni lo creo ni veo a Emilio Álvarez Icaza ni a ninguno de los que seriamente creen en que los partidos son una lacra y por ello buscan la vía ciudadana, si así podemos decirle, para postularse. Tal vez el único en aceptar una postulación del PAN y el PRD sea el gobernador de Nuevo León, conocido como El Bronco.

A mí eso de la alianza no me emociona. Bien lo preguntan muchos: ¿Cuándo los legisladores de Acción Nacional dejarán pasar las leyes que le dan plena libertad a las mujeres de decidir sobre su cuerpo y además apoyen los matrimonios igualitarios?

A perredistas y panistas los une el miedo a peder posiciones políticas. Tal vez también los haga socios el no ver más al PRI en Los Pinos.

En estos momentos, si fuera en serio el planteamiento, ya estarían trabajando en una plataforma mínima para presentarla a los mexicanos.

En fin. Las posturas electoreras de los dirigentes del PAN y del PRD no se concretarán. La única alianza válida sería la de todos contra el PRI, para sepultar de una vez por todas ese tumor que tiene a México en grave riesgo. 

Fernando Coca: reportero por la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Sus fuentes son la política, legislativa y electoral. Creyente de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida. Aprendiz de músico, lector insaciable y apasionado del cine. En Televisa fue jefe de Información de El Mañanero con Brozo y colaboró en Tercer Grado. Lo que aquí escribe es su personalísima opinión.

Comentarios

comentarios