«SOBRE LA LÍNEA»: El “calor” del deporte

Con la velocidad con la que las redes sociales nos permiten enterarnos de lo que ocurre alrededor del mundo, ahora es más fácil ver o conocer algún hecho de violencia que ocurre en el deporte, sin importar si es del otro lado del orbe.

Cada vez es más común ver videos virales de algún jugador pegándole a un árbitro o viceversa, una pelea campal o trifulcas en las tribunas de los diferentes escenarios deportivos.

Todos los deportistas siempre quieren ganar, no importa si se está jugando un título o es una simple cascarita, y por tal motivo, muchas veces se olvidan del juego limpio, de la esencia del deporte que es competir para ganar, porque quedó atrás el solo hecho de participar. Ahora vemos cómo se calientan sobre la cancha los jugadores, ya sea porque el rival le hizo una falta desleal o por algún comentario fuera de lugar. 

Los que alguna vez hemos participado en algún deporte, sabemos que eso sucede, pero no por eso se justifica.

Las grandes figuras deportivas del mundo tienen que empezar a darse cuenta de sus actos y recordar que son el ejemplo de muchos niños y niñas que quieren llegar a ser como ellos cuando sean grandes. Pero parece que eso ya no importa.

“Los pequeños son como esponjas”, todos conocemos esa frase y sabemos que es real. Ahora imagínense que se reúnen en familia para ver algún juego interesante y hay dos infantes que juegan al futbol; de repente, los ánimos se calientan en el partido y empieza la bronca: empujones, patadas, puñetazos, ¿Cuál es la primera reacción? ¿Risas o indignación? Si la respuesta es lo primero, incurrimos en un error, porque el ejemplo que se da es que está bien lo que sucede, que es gracioso, así que: ¿por qué no hacerlo en su siguiente partido? 

El mensaje tendría que ser negativo, porque de otra forma la violencia en el deporte va a seguir, y no solo se traspasa a los niños, también a los asistentes del evento, quienes se arman de valor entre la multitud y piensan que nadie los observa, pensando que lo que hacen es lo correcto, ya que nadie tiene derecho a burlarse de los aficionados que perdieron. ¡Por favor!, es una tontería. 

El deporte se tiene que tomar con seriedad, pero sin olvidar que es un juego y a su vez un beneficio para nuestra salud. 

Deportistas: sigan golpeándose si quieren que algún día una trágica historia les suceda en carne propia.

Deportistas: paren ya la violencia si quieren un mejor deporte. 

Jorge Rubio es periodista deportivo y Director de Deportes TV Educativa.

Comentarios

comentarios