GarciaBarrios phixr

«ARCHIVO EXPIATORIO»: Respuestas al abuso de poder I (Razón y locura frente al gasolinazo)

Si hemos perdido tanto tantas veces, ¿será que nuestra reacción ante ello será cuerda? 

Hace un par de meses escribí para esta revista digital un artículo en el que proponía que los ciudadanos dejáramos que los empresarios abusivos (quienes monopolizan productos, aumentan precios a voluntad o nos cobran servicios que no pedimos) actuaran como quisieran; es decir, que desistiéramos de enfrentarlos o detenerlos y simplemente nos quitáramos de su camino cual ágiles acróbatas, siguiendo nuestra humilde existencia y dejando a ellos encontrar su suerte. Al leer el texto, mi esposa me advirtió que mi posición podía verse como conformismo, y concluimos que el tema era complejo y había que deshilvanarlo con prudencia.

 

Dejé el artículo sin publicar pero empecé entonces un nuevo texto para reflexionar acerca de las distintas respuestas que los ciudadanos podemos dar a los abusos de poder por parte de empresas y gobierno. Las reacciones sociales ante el gasolinazo de este nuevo año, me invitan a concluirlo y publicarlo, añadiendo esta nota introductoria.

 

En él, el lector encontrará ideas sobre violencia social y resistencia pasiva, así como otras sobre las que a mí me parece la actitud que debemos tomar si queremos obtener resultados positivos.

 

Desde ahora advierto que en todos estos textos mi postura es ingenua; lo presumo porque considero que en estos días en que tantas verdades informadas y agudas combaten entre sí creando un caos sin solución, hay que dar una oportunidad a la ingenuidad, entendida según su significado latino original: nacer libre.

 

En tiempos como estos, las  ideas que nacen libres de verdades establecidas pueden ser mejores, o al menos refrescarnos y ayudar un poco al orden. Seamos como aquel sabio chino que atravesó un incendio sin sufrir daño alguno, y que al ser interpelado: “Maestro, ¿cómo pudo cruzar el fuego sin quemarse?”, volteó con rostro ingenuo y preguntó: “¿Fuego? ¿Cuál fuego?”.

 

Antes de pasar a mi artículo me permito un juego de ideas, comenzando por una del escritor inglés G.K. Chesterton, que decía: “Loco no es el que ha perdido la razón sino el que ha perdido todo menos la razón”. Yo concuerdo: la razón puede sostenerse aun cuando no haya nada que la fije a tierra. Por eso creo que en el contexto actual, quien esté convencido de tener la razón, antes de actuar se pregunte si no se ha vuelto loco; es decir, que haga el ejercicio de recontar sus pérdidas para saber qué tanto le queda y qué tan cerca está de la locura. Quizás si nos detenemos un poco a reflexionar, podamos encontrar juntos algo de lo que todos hemos perdido y recuperemos una mediana cordura para que nuestras acciones sociales se vuelvan de verdad relevantes.

 

Con el actual sistema político y económico hemos perdido mucho. La gente se ha empobrecido y ha visto muchas veces a los que más ama carecer de lo indispensable. Sólo una compasión genuina nos revela lo que alguien sufre cuando un hijo muere o carece de alimento, o es discriminado por otros por su condición de pobreza. Ese dolor puede ser suficiente para enloquecer, pero sin duda lo es más cuando la pobreza se da en un contexto de autoridades que casi nadie considera elegidas democráticamente, que gozan de prerrogativas con las que muy pocos están de acuerdo y que cometen actos de corrupción extrema gracias a la posición de poder que ocupan.

 

Sin duda, tenemos razón al indignarnos. Pero si hemos perdido tanto tantas veces, ¿será que nuestra reacción ante ello será cuerda?

 

 

(Continuará)…

 

 GarciaBarrios phixr

Andrés García Barrios, mexicano nacido en Filadelfia, Pensilvania (1962). Escritor y comunicador. Autor de Crónica del Alba, coautor de tres novelas de la serie didáctica Triptofanito, coautor del primer guion conceptual de la Sala de biología humana de Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM. 

 

 

Comentarios

comentarios