«SOBRE LA LÍNEA»: Salarios absurdos

¿Qué pasaría si de esos millones de dólares pagados a deportistas un porcentaje fuera destinado a combatir el hambre mundial? 

La pobreza en el mundo ha disminuido según los reportes del Banco Mundial, pero es algo que difícilmente se erradicará y más cuando se tiene tanta corrupción en el mundo.

 

Como ya se los platique en columnas anteriores, el deporte dejó de ser ese motor que hacía que los niños se movieran para ejercitarse, para divertirse y desde hace varios años es un gran negocio.

 

En los últimos días se han dado algunos movimientos en el beisbol de las Grandes Ligas, y cada año me vuelvo a sorprender con los “Salarios Absurdos” que se manejan.

 

No discutiré si los siguientes deportistas merecen o no ganar lo que ganan, sólo pondré sobre la línea lo que ganarán o han ganado.

 

Aroldis Chapman llegó a un acuerdo por 5 años con los Yankees de Nueva York y 86 millones de dólares, ¡Sí!, 86 , poco más de 17 millones de billetes verdes por año. Simplemente imagínese cuanto tardaría usted en generar por lo menos 1 millón.

 

¿De verdad vale un deportista tanto dinero? ¿Las grandes franquicias de los deportes en el mundo deberían seguir pagando cantidades exorbitantes por un atleta? 

 

¿Qué pasaría si no pudieran ganar más de 1 millón al año? Podrían vivir con ciertos lujos, sin lugar a dudas. Pero no, tienen que ver quién gana en la batalla de los sueldos, quién tiene al mejor pagado, mientras otros se mueren de hambre en el mundo. ¿Qué pasaría si de esos 86 millones de Chapman, 50 fueran destinados a combatir el hambre mundial?

 

¿Futbolistas que fichan por más de 120 millones de euros? Cristiano Ronaldo declaró recientemente que su declaración de bienes del 2015 fue de 203 millones de euros; es una brutalidad.

 

Todos luchamos cada día por obtener ganancias más por nuestro trabajo, eso lo entiendo, pero todos deberíamos voltear un poco a nuestro alrededor y darnos cuenta que en cada esquina, alguien nos necesita, esa persona seguramente es fanática de algún deporte o algún deportista; seguramente lleva años apoyándolo desde donde puede y ese aficionado no tendrá ni siquiera un saludo de quien gracias a él, otros tantos fans y por supuesto talento, ahora ganan una millonada, mientras ellos tienen que contar centavo a centavo para ver si pueden o no comer un día. 

 

Jorge Rubio es periodista deportivo. Director de Deportes TV Educativa

 

Comentarios

comentarios