Facebook y Twitter vs el odio

Aplican restricciones en Europa contra el Odio en redes

Lo escribió Enrique Krauze: con las redes sociales se viven dos realidades: la real y la virtual. Y hay una razón lógica. En el mundo de la comunicación horizontal todos con tener el más sencillo móvil, pueden opinar, criticar, denunciar, enjuiciar y por qué no, humillar, sobajar e incluso, armar una hoguera y quemar virtualmente a cualquier individuo.

Y a “aguantar vara”. Algunos salen ilesos, otros obligados a ofrecer disculpas, si el caso lo amerita. Hay quienes no han soportado la humillación y terminan –la manera más fácil–, por cerrar mientras pasa la tempestad.

Pero también hay personas que han terminado con sus vidas. Fue el caso de la actriz australiana Charlotte Dawson. Tras una serie de episodios de bullying en las redes sociales se suicidó. Antes dejó un mensaje en tuiter: “Ustedes ganan”.

Carlos Fuentes escribió que en una democracia es preferible los excesos de libertad de expresión. Pero algo podría estar comenzando a cambiar.

La “bomba” –porque ya me imagino el vendaval de críticas–, estalló en Europa. Facebook, Twitter, Microsoft, YouTube y Google, los mandamás de internet firmaron un Código de Conducta con la Unión Europea para “combatir la radicalización en la red” . Se comprometieron a eliminar los mensajes que inciten al odio en menos de 24 horas de que se detecte su publicación.

Según un nota de El país, el primer paso va enfocado a evitar la propagación de mensajes racistas y xenófobos así como difusión de propaganda terrorista, especialmente ligada a ISIS, siglas en inglés del autodenominado “Estado Islámico”.

Tras los atentados del 11 de noviembre en París, las investigaciones revelaron que muchos de los europeos de origen de origen árabe o que profesan el islam, se radicalizaron vía internet. Se habló incluso de “radicalización exprés".

Según el acuerdo firmado, esta restricción nada tiene que ver con comentarios ofensivos o que molesten al estado a alguien en particular. Una cosa es la libertad de expresión y otra conductas que incitan a la violencia y al odio.

Las gigantes del internet dicen que es muy probable que estas políticas se extiendan a todo el globo. Porque la capacidad de odiar y destruir no tiene nacionalidad. Ya por lo pronto, comencé a recibir todo tipo de comentarios, la mayoría ofensivos, por haber subido la nota de El país en redes. Preguntas pertinentes: ¿qué es exactamente el odio?, ¿hasta dónde se puede considerar que un comentario genera odio? Cuando la política restrictiva de las grandes empresas llegue, ¿contra quién o quiénes se irán? Se aceptan apuestas.

 

Comentarios

comentarios